Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

jueves, 19 de noviembre de 2009

Bebé en venta



Acabo de ver en el telediario que una adolescente india ha puesto en venta a su propio bebé, según su versión para poder pagar la factura del hospital donde ha estado ingresado su marido durante 3 meses. Un total de 360 euros, toda una fortuna en la India. Según ella, no tiene nada más valioso que su propio bebé que pueda vender para obtener el dinero. El hospital sin embargo niega toda la historia. ¿Quién tendrá razón? lo cierto es que es lo de menos. Lo de más es que este caso ha salido en las noticias, pero ¿cuántos no lo hacen? ¿en cuántos países se compran y venden niños por pura necesidad? ¿cuántas niñas son vendidas a un marido para quitarse de encima una boca que alimentar? Como madre no consigo imaginarme vendiendo a ninguno de mis hijos pero por supuesto la perspectiva desde la que yo lo veo es totalmente distinta, como privilegiada habitante de un país desarrollado y con una calidad de vida extraordinaria, hasta con la dichosa crisis.

Pero si ya Hansel y Gretel fueron abandonados en el bosque por sus padres para que se perdieran en él porque no tenían con qué alimentarlos... ya, vale, es sólo un cuento, pero la realidad suele superar a la ficción y de hecho el infanticidio era un hecho común en la Edad Media. Algo hemos avanzado desde entonces, desde luego, pero no siempre lo parece... ¿no os da asco a veces vivir en este mundo? no tengo ganas ahora de profundizar en las desigualdades entre (o intra) países, en la influencia de los países desarrollados sobre los demás, en política, en solidaridad, mejor o peor entendida... no, no me apetece profundizar ahora en ello, tod@s sabéis de sobra de qué hablo.

Sólo quiero volver a intentar meterme en la piel de una madre tan desesperada como para vender a su propio hijo, porque por mucho que lo intente no puedo concebir que ninguna madre pueda hacer algo así sin dolor. Y sin embargo... me viene a la memoria la madre de la pequeña Alba, esa niña a la que su padrastro confinó con sus palizas a una grave discapacidad de por vida. Dejando aparte el rosario de errores y descoordinaciones con los que las distintas administraciones contribuyeron al desenlace del caso, lo más grave de todo es que está probado que la madre conocía los hechos y no hizo nada por evitarlos. ¿Alguien puede entender que una madre sepa que su pareja está maltratando reiterada y gravemente a su hija y no haga nada? es más, cuando se empezó a investigar el caso acusó a su ex marido, no sólo no la protegió sino que desvió la atención de la investigación.

¿Eso es una madre? lo siento pero no me entra en la cabeza. Así que sí, supongo que efectivamente habrá madres tan desnaturalizadas que sean capaces de pensar fríamente en vender a su bebé y considerarlo una opción válida. Me parece terrorífico. Pero también las habrá a las que se les parta el corazón pero realmente no encuentren otra salida para una situación insostenible. Y me pregunto si se puede llegar realmente a una situación tan extrema que te haga ver a cada uno de tus hijos simplemente como una carga, ¿es posible llegar a no quererlos? ¿o quizás a que ese amor quede enterrado bajo toneladas y toneladas de problemas?. No es fácil tomar la distancia adecuada desde el cómodo sofá de mi casa y con la tripa llena a pesar de mi dieta para adelgazar...

Hay días en que me avergüenzo de ser humana...

11 comentarios:

laura dijo...

yo tb m quedé helada,m parece terrorífico q una madre se vea obligada a ese extremo,vi como lo anunciaban en las noticias pero despues no vi la noticia en si,no sabía lo del hospital,lo primero q pensé es q igual quería "vender" al pequeño pq en casa tenía 3 o 4 hijos más pasando hambre y penurias,aún así¿una madre puede elegir con cual s "queda" y con cual no?m parece todo tan absolutamente frio y aterrador...no se,antes d algo así,si es necesario m pongo a hacer la calle,así d claro...pero ¿vender un hijo?¿no saber nunca más q será d él?,de todas maneras creo q escapa d nuestro conocimiento,no podemos ponernos en su situación simplemente pq la nuestra ,gracias a dios, es muy diferente.Cuando veo estas noticias m daría d ostias cuando pienso q hace 2 semanas estaba disgustada por un abrigo q no m pude comprar por ser excesivamente caro.Bsitos a todas.

sara dijo...

Pues si la verdad es que siendo madre uno no puede entender como alguien es capaz de plantearse el vender un hijo, o el ofrecer su vientre en alquiler para que otra persona cumpla su sueño de ser padre o madre... En fin son cosas que uno no puede comprender, quizá por lo que dice Elena de que vivimos en un mundo privilegiado, donde no nos falta nada.

A lo mejor puedo entender que alguien ceda en adopción un hijo porque considere que por sus circunstancias no puede darle la vida que merece, y en este sentido puede ser que alguien piense que si además recibe un dinero a cambio de ello no esta mal, pero desde el momento en que hay un intercambio económico creo yo que se desvirtua el buen sentido de mejorar las condiciones de vida de tu hijo, máxime si encima lo vendes al mejor postor.

Y bueno que una madre permita que se maltrate a su hijo más que sea de palabra, me parece ya lo último, en fin... yo no permitiría ni al padre de mi hijo, ni a mi pareja que de alguna manera no tratasen a mi hijo con el respeto que se le debe y más cuando es un niño.
Sara

Uma dijo...

Estoy contigo Lamamma en que es dificil opinar desde nuestro sofá con el estomago lleno, hay realidades que no podemos ni tan siquiera imaginar.
Debe ser muy duro vender un hijo, o que esa se te antoje la única solución, pero si no vas a poder mantenerle ¿de que te sirva que se muera en tus brazos?, es casi una decisión salomónica, venderle para asegurarte que esta bien...(corramos un túpido velo sobre trafico de organos o explotación infantil)en fin! Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.
Y que conste que hago de abogado del diablo, que yo tampoco lo entiendo...
besos

BB dijo...

Como bien decís todas es fácil opinar que es una 'crueldad'este tema desde nuestro mundo de consumismo aún con la crisis que estamos pasando. Nadie se priva de nada, y me incluyo en el saco, nadie piensa en los demás...pero a la hora de leer cosas como esta noticia nos llevamos las manos a la cabeza pensando que jamás lo podríamos hacer y que vaya madre la protagonista de esta historia. En fin, esperemos no estar nunca en el lugar de esta pobre mujer sí es verdad su historia, ni nada parecido. Ni se me pasa por la cebeza vender a mi hijo, pero claro, hablo desde mi 'ordenador', y solo con ésto lo digo todo.
En cuanto a la crueldad de casos como el de la niña Alba, se me encoge el corazón solo de pensar que le pudiera pasar a mi hijo. Es que creo que en cuanto me enterara iría como una loba herida a por mi marido.....no quiero ni pensarlo.
En fin, hablamos desde la comodidad, el bien-estar, los semi-lujos,....con lo cual, es una opinión vacía.
Besos y buen fin de semana a todas.

BET dijo...

Se me ponen los pelos de punta, no lo puedo entender, claro que yo no estoy en una situación desesperada ... lo del maltrato mas de lo mismo, són cosas que no me caben en la cabeza.

Besos y buen finde !

Anónimo dijo...

Bueno, es normal que nos echemos las manos a la cabeza, estamos en el primer mundo, a ninguna se nos ocurriría poner en venta a nuestros hijos. Pero reflexionemos un poco: Hemos hecho con nuestra vida lo que hemos querido (dentro de unas opciones), estudiamos, cuando nos va bien elegimos tener un hijo, y luego otro. EN general han sido niños muyyyyy deseados y buscados. SIn embargo, en otras culturas, si eres niña, ya se da por sentado que a los 13-14 años te casas y vas teniendo hijos. Y no digo que no los quieran, no me malinterpretes. Pero lo que digo es que todo te viene dado, no puedes elegir, quizá el hijo no es taaaaaaann esperado como el nuestro, no digo que su madre no le quiera ni que no se le parta el alma al venderlo. Pero si vives inmerso en otra cultura, ves normales cosas que aquí no.

Así que en resumen, otra noticia que me entristece pero donde tengo claro que si hay alguien malvado no es esa madre, ¿no es más malvado un sistema donde no haya sanidad universal como aquí?

Saludos

misteriosa

Anónimo dijo...

A mí me pasa con Pulgarcito lo que a tí con Hansel y Gretel, me niego a volver a leérselo. ¡Siete hijos que abandonaban en el bosque una y otra vez! Pero es que los cuentos clásicos son muy heavis, creo que a Tarantino no se le ocurriría pedir a ningún sicario el corazón de la víctima en una cajita, como prueba.
Sin embargo, en algo estarían pensando los escritores cuando lo escribieron. No sé qué es peor de ciertas realidades, que existan o que seamos capaces de imaginarlas y convertirlas en cuentos para niños. ¿o tal vez son los niños los más heavis?

Espontanea

Lamamma dijo...

Bueno Espontánea, según he oído en las versiones primitivas de Cenicienta una de las hermanastras llega a mutilarse el pie para conseguir encajarlo en el zapatito... viene a ser lo que estábamos hablando. Distintas sociedades, distintos paradigmas. La mayoría de cuentos clásicos infantiles vienen de muy antiguo y entonces la muerte y la violencia se veían de otra manera. Supongo que de la misma que se ve ahora en países subdesarrollados o en guerra continua. Al final resulta que la historia cambia poco, para bien y para mal.

MediaBaldosa dijo...

No quiero verme nunca en la piel de esta madre. Porque es triste, muy muy triste vivir en una sociedad como la india. Hambre, miseria, clasismo...y se nos ha olvidado hablar del MACHISMO. Las mujeres son un cero a la izquierda y las niñas más a la izquierda todavía. Mano de obra barata. Prostitución...todo por estar inmersa en una sociedad que no te permite hacer otra cosa que no sea vender a tus hijos (o a tí misma) para salir adelante.
Al menos nosotras tenemos opciones. Podemos trabajar, ganar nuestro propio dinero dignamente, pero hay sitios en los que a la mujer no se le permite trabajar, y depende de un marido para subsistir. Ahora este marido se pone enfermo, y, además de no poder trabajar, la familia debe pagar la factura del hospital. ¿Qué opciones hay?. ¿No sería más fácil que estas sociedades cambiaran su mentalidad y permitieran a las mujeres tener los mismos derechos que los hombres?. Porque así, los primeros que saldrían ganando serían los niños.

Celia dijo...

En nuestra sociedad y en la actualidad, la gran mayoría de las mujeres tenemos hijos cuando queremos. Son hijos deseados y muy queridos. Sin embargo, en otras culturas, tal y como ya habeis dicho, los hijos se tienen porque tocan, no hay planificación y se tienen muchísimos hijos. Esto, en un ambiente de pobreza, es un problema. En muchas culturas los hijos son bienes y se pactan matrimonios para obtener una dote, por ejemplo o se ponen a trabajar desde bien pequeños para que aporten dinero en casa.
Todo esto hace que sea "explicable" el caso de la mujer india. Sin embargo, no por ser algo cultural de una sociedad concreta es moralmente aceptable. Para mí, vender a uno de mis hijos es algo que, simplemente, no es una opción.

En cuanto a los cuentos infantiles es muy interesante analizar sus orígenes. En realidad, eran historias para adultos. Hace siglos eran una manera de entretenimiento y las versiones que ahora conocemos se han "dulcificado" para hacerlos aptos al público infantil. Las versiones originales tienen muchos puntos crueles, que ahora se han cambiado hasta convertirse en versiones light para nuestros niños.

El Divan Digital dijo...

Buenos días

Nos cuesta creer que, como dices, eso sea una "mamá", pero sí, es una madre, e imagino que no es la primera que hace este intento.

¿Tiene esta persona otra escala de valores?¿Podemos llegar a entenderla?Lo más grave de todo es: ¿qué ocurre en la India para que una mujer venda a su bebé por 360 euros?Hay muchas mentes retorcidas, pero esta es una o la desesperación puede llegar a romper un vínculo INSTINTIVO tan fuerte como es el de una madre con su hijo? ¿cómo es el lazo del matrimonio para que esta madre anteponga a su bebé?

Seguidores