Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Bizcocho de calabaza #singluten

En esta época tenemos calabazas por todas partes y apetece muchísimo la clásica crema calentita para cenar o como primer plato, pero hay otras opciones. Hace unos días encontré en el muro de Facebook de una amiga una opción de bizcocho de calabaza vegano y sin lactosa, que decidí adaptar para que también fuera sin gluten. Podéis ver la receta original aquí. Yo la seguí casi al pie de la letra (tentada estuve de añadirle huevo en vez del plátano pero por ser de mi amiga Lauri lo mantuve vegano, cambiando únicamente la harina, que yo utilicé de maíz. (Jengibre no tenía, pero seguro que le da un toque fantástico, otra vez pruebo con él)





Así que mi versión queda así:


INGREDIENTES

-1 taza de harina de maíz
-1 taza de calabaza de calabaza asada
-1 plátano.
-1/2 taza de azúcar panela
-1 cucharadita de canela.
-1/2 de clavos de olor.
-1 cucharadita de levadura de hornear.
-1 pizca de sal.

PASOS 

  1. Tamizar la harina sobre un bowl.
  2. Mezclar con la harina lo ingredientes secos: levadura, canela, clavos de olor, sal y azúcar.
  3. Chafar el plátano y la calabaza con un tenedor hasta hacer una pasta homogénea
  4. Integrar las dos mezclas en un mismo bowl.
  5. Poner en un molde y hornear 30 minutos a 180 grados.


A mí particularmente no me convenció mucho la textura. La falta de gluten es lo que tiene. Se me ocurrió tarde pero para otra vez probaré a añadirle chía a la masa de calabaza y plátano y dejarlo reposar un poco antes de añadir el resto de ingredientes. También se puede probar con goma xantana pero con esto no he probado nunca, no os puedo decir. Aún soy muy novata en el mundillo sin gluten.


A mi marido sin embargo le encantó el bizcocho tal cual. Guille no quiso probarlo, no es muy de bizcochos este chico. Y a Sofía le faltó sólo espolvorearle un poco de panela con canela por encima para encontrarlo estupendo.


Así que, pese a todo, supongo que vale la pena probarlo (si probais con chía o goma xantana o cualquier otro truco contádmelo, porfa)




lunes, 6 de noviembre de 2017

#RunforAlexia

Alexia Daval era una joven francesa con una afición muy común: correr. El 28 de octubre salió a hacer su recorrido habitual pero nunca volvió. Varios días después su cuerpo apareció calcinado. Según los primeros resultados de la investigación fue estrangulada.






Ayer precisamente escuchaba en el telediario que Kathrine Switzer, la primera mujer que corrió el legendario maratón de Boston, iba a participar, a sus 70 años, en el de Nueva York. 50 años han pasado desde que aquella valiente se enfrentó a la organización de tan mítica carrera, que no estaba dispuesta a dejar correr a una mujer. La corrió, la completó, y nos abrió camino a todas las demás para que podamos correr la carrera que nos apetezca.


50 años después resulta que sí, podemos competir en la categoría que decidamos, ¿y todavía no podemos salir a correr solas sin miedo? No, me niego a aceptarlo.


Por toda Francia se han organizado durante este fin de semana carreras en homenaje a  Alexia y muchas mujeres están publicando sus kilómetros recorridos en homenaje a ella, pensando en ella. Os invito a echar un vistazo a esta web y, si queréis, a sumar vuestros kilómetros, aunque esté pensada para Francia. Me parece atroz este asesinato, como cualquier otro, supongo, pero me parece muy bonita la reacción de tantas otras corredoras aficionadas francesas que han querido rendirle homenaje corriendo por ella los kilómetros que ya no podrá hacer. ¿Os unís?



martes, 31 de octubre de 2017

Nuestro reto lector: Octubre

Seguimos al pie del cañón. Y, como os comentaba por aquí, este mes de octubre este mes la cosa iba de miedo.


Siguiendo nuestras previsiones, me sumergí por fin en la lectura de ese imprescindible que es el Dracula, de Bram Stoker. Maravilloso, no puedo decir otra cosa. Bueno sí, os puedo contar que yo, que normalmente tiendo a saltarme (o al menos leer rápidamente) las descripciones, en este caso las disfruté muchísimo. Seguramente por la influencia del teatro en el autor tiene una forma distinta de de mostrarte lo que está contando que me encantó. ´


Guille, por sugerencia de su hermana, se lanzó con "El libro del cementerio", de Neil Gaiman, pero este le está costando un poquillo, quizás no era todavía el momento para él.


A Sofía sin embargo le encantó "Hyde", de David Lozano a pesar de que también dudábamos si no sería demasiado pronto para introducirla ya en sus lecturas juvéniles (y en su retorcida mente) Pero como me hija tiene un punto macabro muy curioso pensamos (con razón) que se llevaría bien con su literatura, como así ha sido.






El mes de noviembre nos trae la oportunidad de hacer caso a esas recomendaciones que a veces nos pasan amigos o conocidos y que a veces nos generan dudas.


Tengo que ver todavía con Guille y Sofía a qué amigo van a hacer caso pero yo tengo bastante claro que me voy a animar con algo que me han recomendado una y mil veces y siempre me daba como cosilla por esto que dices "ya estamos con el gurú de moda". Bueno, no hace mucho me lo volvieron a recomendar encarecidamente así que le voy a dar una oportunidad, ¡qué menos! Hablo de los "7 hábitos de la gente altamente efectiva" Ya os contaré...

Seguidores