Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

martes, 9 de agosto de 2016

Conoce tu ciudad

Como tantas otras buenas ideas, ésta surgió de la manera más tonta. Estábamos dando un paseo nocturno en familia y yo me iba parando a hacer algunas fotos. En una de estas, me dice mi hija que para qué hago fotos como una turista si estoy en mi propia ciudad. "¿Y por qué no?" le contesto yo... "si muchas veces la ciudad que menos conocemos es la propia..." y va la muy espabilada y me suelta que ella conoce muy bien su ciudad, y su hermano que él también, faltaría más...



Así que decidimos hacerles un pequeño concurso de preguntas sobre Zaragoza. ¿Resultado? ¡catastrófico! ¿Solución? organizar durante las vacaciones pequeñas visitas guiadas por la ciudad. Ahí ya entró el padre de las criaturas, que si no hace algo raro no es él mismo, y empezó a pensar en un formato gymkana. 

En fin, que entre los dos acabamos definiendo algo entre gymkana, visita turística, preguntas para las que deben investigar por su cuenta para poder contestar... vaya, que de momento solo hemos hecho una primera prueba, con la época romana, pero no ha salido muy mal. Se preparó un poco deprisa para lo que hubiéramos querido y desde luego es muy mejorable pero como idea me gusta y así os la lanzo. Cada uno en vuestra ciudad/región... ¿estáis segur@s de que vuestr@s hij@s conocen bien su entorno? ¿sus monumentos? ¿su historia? ¿la conocemos nosotros mismos? no viene mal este ejercicio que os propongo, tanto para ellos como para nosotros mismos, ya que nos obliga a investigar un poco para prepararnos bien la visita, los juegos, las preguntas...

¿Os gusta la idea? ¿os animáis a llevarla a cabo? ¡contadme los resultados! y por supuesto cualquier otra aportación que se os ocurra para mejorarla. Espero vuestros comentarios.

miércoles, 29 de junio de 2016

Ordena tu casa, ordena tu vida

Como de costumbre, me debato entre  mis deseos de ser organizada, en múltiples aspectos, y el caos que invariablemente acaba apoderándose, sobre todo de mi casa. Sin embargo, me pilláis en un momento especialmente propicio para volver a hacer buenos propósitos. Estoy metida de lleno en una pequeña reforma de la casa que me ha obligado a vaciar estanterías casi como para una mudanza, y además he descubierto así un poco de rebote, como se descubren estas cosas, un nuevo blog que rápidamente he incorporado a  mi lista de favoritos (y que a mi hija le ha gustado aún más que a mí, con lo que es ella de organizar y planificar...) Este:

http://www.ordenylimpiezaencasa.com/

Ya me contaréis qué os parece, yo he encontrado un montón de truquillos y rutinas para sistematizar lo del orden en la casa, que buena falta me hace. A ver si ahora con el cambio de muebles y tener que volver a vaciar cajas conseguimos organizarnos un poco mejor (y luego mantenerlo, pero para eso están las maravillosas rutinas de Alicia, ya las iréis descubriendo)



Así que este año parece que es el de las organizaciones, entre mi súper sistema Beanant, del que ya os hablé en una entrada anterior, y  mi último descubrimiento blogueril, con un poco de suerte acabaremos poniendo un poco de orden en mi casa y en mi vida (que no es tan caótica como la primera pero con tantos frentes abiertos siempre no deja de agradecer sistemas que la simplifiquen un poco)

Sin embargo para las cosas del trabajo sí soy organizada, incluso el escritorio del ordenador, que algunos están abarrotados de iconos varios, lo tengo en modo minimalista continuamente... es curioso cómo en unas áreas me encanta planificar, organizar y mantener un escrupuloso orden (¿ya os he contado alguna vez mi manía de las pinzas de tender? también tengo una forma fija de poner las cosas en el friegaplatos y odio que me la cambien...) y sin embargo para otras cosas soy un desastre total... en fin, todo es ponerse, ¿a qué sí? en eso también consiste la vida, en ir mejorando aspectos de nosotros que no nos acaban de gustar.

Ya os contaré qué tal me va con mis nuevas rutinas en cuanto me traigan los muebles nuevos y pueda ponerme a la faena... y ya estoy mirando también truquis para involucrar a toda la familia en el nuevo sistema, claro, si no no funcionaría...

viernes, 17 de junio de 2016

42

¿Los kilómetros de un maratón? pues sí, para algunos sí, para mí, no gracias, con los 10 del otro día me doy por satisfecha (por ahora al menos, quién sabe) ¿La respuesta a cuál es el sentido de la vida? Sí, sí, reiros, pero se me ha ocurrido buscar en google 42 a ver qué me salía y he descubierto cosas muy raras, al parecer es un número muy especial... lo más raro de todo, y probarlo si queréis, es que si le pides a google que te busque "the answer to life the universe and everything", su respuesta es precisamente este número. Y ya si sigues curioseando y metiéndote en otros resultados vas flipando cada vez más, pero aparte de estas cosillas, para mí hoy 42 es simplemente mi nueva edad y, por alguna razón, me gusta este número (claro, visto lo visto, como para que no te guste... quién lo iba a decir...) 



En fin, flipadas aparte, como de costumbre, me encanta cumplir años, seguir creciendo (metafóricamente sólo, ya quisiera yo pegar un estirón a estas alturas pero lo veo difícil así que centrémonos en lo que sí es posible) Por ejemplo, en seguir cumpliendo retos, como esa espinita que me acabo de quitar corriendo por fin mi primera 10k. 

Y lo cierto es que echando la vista atrás (y con ayuda de facebook, que como diario personal no está nada mal), puedo decir que mis 41 añicos han estado bien aprovechados. He podido ver por fin publicado mi libro, tuve ocasión por fin de correr enteritas la carrera popular de Ibercaja y la carrera de la mujer, en las que llevaba años participando pero alternando la carrera con la caminata, volví con toda la familia a París para correr la Parisienne, hemos resuelto por fin un problemilla que nos rondaba la cabeza hacía tiempo, no me falta trabajo y mis hijos siguen dándome día tras día más y más razones para sentirme orgullosa de ellos. Cosas malas también ha habido, claro, pero ¿quién quiere acordarse de ellas? ya pasaron y aprendí de ellas, suficiente. 

¿Y para el año que viene? pues para el año que viene más. Mi eterno reto incumplido sigue ahí pendiente, habrá que volver a atacarlo con fuerzas renovadas a ver si cae de una vez. Me han preguntado varias veces que para cuándo la segunda parte del libro... la idea la tengo, pero todavía sin definir, será cuestión de ponerse con ella, a ver si este verano... Deportivamente, no lo sé, tengo que pensarlo. Correr está bien pero a mí me gusta más variedad y proponerme un nuevo reto en este sentido volvería a requerirme más tiempo del que probablemente esté dispuesta a dedicarle. Hace mucho que no nado hace mucho que no patino, al gimnasio voy de pascuas a ramos... o me organizo mucho mejor o empiezo a pensar en reestructurar prioridades. Estoy pensando en voz alta (metafóricamente hablando de nuevo, más bien pensando a través de mi teclado) Pero a veces necesita uno poner por escrito sus nudos mentales, y a veces incluso compartirlos. Tampoco tengo que decidir nada hoy, ya se irá viendo.  

Lo que sí tenía claro es que, pese al estado de abandono casi absoluto de este pobre blog, no podía dejar pasar un día tan importante como el de mi cumpleaños sin escribir en él. 

Seguidores