Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

martes, 6 de julio de 2010

Colorín colorado

No, no, este cuento no se ha acabado... pero entre los cambios de look del blog, que ya era hora, ¿verdad? tanto tiempo con la misma plantilla... y el otro día en la piscina, pues va de colores hoy.

¿Y qué tiene que ver la piscina con todo esto? pues que el otro día fuimos con los peques a darnos un chapuzón y me hizo gracia lo que han cambiado las piscinas municipales desde que yo era cría. Antes éramos todos, o casi, cortados por el mismo patrón, ese tipo mediterráneo clásico sólo roto de vez en cuando por algun/a rubio/a que llamaba la atención. Ahora es mucho más divertido. En un trocito de piscina tienes rubios rubísimos, morenos morenísimos, negros negrísimos (chinos no se ven apenas... ¿no irán a la piscina? tampoco se ve mucho musulmán). Por fin los viejos anuncios de Benetton hechos realidad, piensas.




¿Serán esos niños de hoy adultos más responsablemente integrados en un mundo plural? ¿perderán esa normalidad en sus relaciones en cuanto se hagan mayores y los cerebros se les resequen? (es un hecho que el cerebro está en su máximo esplendor en los primeros años de vida pero cada vez estoy más convencida de que de adultos directamente lo vamos empequeñeciendo día a día... una lástima...)


Esa la parte buena... la siguiente reflexión no fue tan optimista. Queda claro que yo no soy precisamente Claudia Schiffer, pero el desfile de carnes desbordantes que se ve últimamente en las piscinas es demoledor. Y no hablo de michelines, muslos gruesos... no, eso ha existido siempre, como las clásicas señoras mayores luciendo chichas, eso no es nuevo. Pero ¿tant@ jovencit@ con auténtica obesidad? jolín, yo ahora estoy... hmmm... digamos "deliciosamente rellenita", pero con 16, 17 años estaba estupenda (o casi) Ahora ves por supuesto chavalinas con tipazos de escándalo, pero también auténticas bolas de grasa, y cada vez más jóvenes... que ayer vimos a una niña pequeña (tendría unos 4 años, calculo) que era una auténtica bola, no sabría calcularle el peso, pero tenía obesidad seguro. De verdad, algo exagerado.



Dejo ahí la reflexión, en mi próxima visita a la piscina me fijaré más... por cierto, tengo a mis niños aprendiendo a nadar. Cursillo intensivo de verano, a ver cuánto aprenden de aquí a final de mes... al menos que vayan cogiendo confianza y unas habilidades básicas para moverse por el agua, si no como peces, al menos como perrillos...

26 comentarios:

BB dijo...

Hola, me gusta el cambio de blog, con sus gotitas de agua.....aunque no se si me recuerda a la piscina, o a una tarde fría y lluviosa de invierno, (y más poniendo el anuncio de benetton con colección de invierno), jaja, pero aún así, me gusta el cambio.
Niños obesos......me preocupa este tema. El sábado vimos en unos grandes almacenes a una pareja de niños gitanos (y digo esta apreciación pq normalmente no se ve algo así en niños de esta etnia), de unos 4 y 5 años, que eran super obesos, increíbles, dos bolitas sin cuello. Nos impactó, de verdad. Yo que me muevo por un montón de empresas, es cierto que veo que cada vez la gente parece que se cuida menos, gente que antes estaba en forma, parece que lo deja de lado. Falta de tiempo???? vagancia???? gran apetito???? Es cierto que cada vez comemos peor, pero por favor, que no estamos en EEUU, que aquí no se lleva lo de comer contínuamente comida basura por mucho que digamos.Lo que yo veo, es que cada vez nos volvemos más vaguetes a la hora de cocinar, ya que cualquier cosa viene bien. A los hijos hay que enseñarles una cultura gastronómica desde pequeños. Nos lo agradeceran mañana. Sino fijáos, un día pides una pizza, y al día siguiente si les preguntas que quieren de cena, saltan como resortes...'PIZZA!!!!!!!'. No hijo, un día al mes como mucho.....jaja. Que estamos cansados, pues sí, que hay fritangas fáciles de cocinar, tb, pero que hay que esforzarse un poco y disfrutar con una buena ensalada, su filete (aunque tenga patatas fritas, caseras, claro, que por un día...), un buen pescadito....Si nos ponemos, no tardamos tanto, y sobre todo en las cenas, que son las que más calorías nos guardan y las que peor hacemos.
VAYA SERMÓN HE TIRADO PARA NO SÉ QUIEN....JAJA. Pero de verdad, si ya da pena ver a alguien adulto obeso por lo que le pueda pasar, imaginaos a los niños....
En fin, tenemos que poner remedio. Bs. BB
P.D. No me olvido que la obesidad es una enfermedad y que requiere de tratamiento. Pero sí que es verdad, que hay gente, que con decir que está enferma......lo tiene todo arreglado. Hay que poner remedio desde el minuto uno.

Uma dijo...

Pues fijate que yo no veo muchos gordos la verdad...a mi me preocupa mas el problema contrario...veo niñas autenticamente esqueléticas en las piscinas, en los bares, en la calle...me da que predominan mas...aunque gordos ha habido siempre...tan flacos me parecía a mi que no...eso si! tambien te digo que ahora somos mas permisivos con la delgadez que con la obesidad! nos "rechina" menos por decirlo de alguna manera!
no se!
besos

Cruela dijo...

Y si vas a Canarias
bueno allí es un festival de carmes...
Es cierto lo que dices, cuando voy a la playa y/o piscina siempre lo pienso, cada vez hay más niños gordos, pero también pasa lo mismo en un patio de colegio, lo que más me llama la atención es que esos niños además siempre están comiendo guarrerías que les dan su madre...
y dale fritanga y morcilla, es que a mi niño no le gustan las verduras...
en fin mal del siglo,pero esa enfermedad en su grado sumo es mortal no lo olvidemos
besos

Lamamma dijo...

sí, yo creo que es más una lluviosa tarde de invierno, pero me gusta... la verdad es que no he pensado mucho en lo que representaba, simplemente me ha gustado y la he puesto!

Tienes razón con lo de las comidas, yo procuro que mis hijos coman lo más sano posible. Sobre todo mucho producto fresco y poca comida preparada. Los Mcdonalds todavía no los han descubierto y las pizzas a veces las compramos frescas y a veces las hacemos nosotros mismos. Les encanta meter las manos en la harina y preparar la masa y no te digo nada, echarles los ingredientes a su gusto. Y vale, esto lleva más tiempo pero la mayoría de platos, sobre todo de verano, se preparan en un pis pas.

Por cierto, no sé qué manía le ha dado a todo el mundo con la pizza, si al fin y al cabo es una versión plana de un bocadillo... engordar, engorda, eso sí, pero si es buena no tiene nada de insana. Yo cuando hacía la dieta con el endocrino la tenía permitida una vez a la semana (raciones moderadas, claro)

Ellyllon dijo...

Es una pena ver a niños con obesidad o sobrepeso.
Es que no pueden ser niños al 100% porque ni siquiera podrán jugar como el resto de niños. Se cansarán al correr al pilla-pilla, al saltar a la comba... ah! no! espera! que ya no se juega a éso. Ahora es la play y la Wii... será por eso que están gordos????

Estar gordo es un cúmulo de factores. Dieta, ejercicio, genética, tiroides...

En fin, que yo siempre he sido de las rechonchas entrandas en carne. Pero nunca fui una niña obesa. Pero es algo que me preocupa de cara a mi hija. Que espero que se estilice cuando eche a andar dentro de unos cuantos meses porque tiene unas ronchas jejejeje

Un besico
Elly

Elena-Z dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elena-Z dijo...

Yo voy a empezar mi comentario por el otro asunto: multiculturalidad, multietnia, multicolor...jajajaja
Y os digo una cosa: mi hija, cuatro años y medio (el medio es muy importante) tiene un libro donde tienes que comparar dibujos, y encontrar las diferencias. En uno de esos dibujos, hay que comparar a dos niñas. Si me preguntaras a mí, yo te diría en primer lugar que una es negrita y la otra, blanca. No por nada, es que para mí es lo más evidente, lo más inmediato, lo más visible. Pero no. MI hija te dice que la una lleva melena y la otra trenzas, que la una tiene los ojos azules y la otra negros, que la una lleva un vestido y la otra pantalones, que la una está sentada y la otra de pie... se puede tirar una hora diciendo diferencias... pero creo que todavía no me ha dicho que una es negrita y la otra es blanca. QUe por cierto... ¿porqué digo negrita y blanca y no negra y blanquita? Igual para que si uso la palabra negra no se me acuse de racista o algo así... yo qué se... incluso a unos vecinos de la casa como no sé cómo se llaman les digo los negritos...

A lo que iba... que mi hija a día de hoy no ve diferencia ni problema en el color de la piel... ni en el pais de procedencia... está empeñada en ir de vacaciones a RUmania como su amigo Gabriel...

Bendita inocencia... espero que de mayor sea igual, pero no porque ella lo sea... sino porque viva en una sociedad con la mente un poco más abierta, y con menos prejuicios por parte de nadie... que racismos hay a las dos caras, ¿eh?

Respecto al tema peso, sobrepeso, obesidad... yo de niña era justo lo contrario a hoy. Seguro que si hoy me viera alguien a mis siete años, dirían que tenía anorexia. Hoy lo que tengo es un sobrepeso obesidad que para mí es importante, y fruto sin lugar a dudas de mi estres. Intento cuidarme, sin demasiado éxito, lo confieso. Tendría que hacer ejercicio, pero no tengo tiempo. Y si he de ser sincera, según qué ejercicios tampoco me atrevo... demasiadas lesiones en los tobillos, la última mi fisio me metió un poquito de miedo... también es verdad que con menos peso mis tobillos sufrirían menos... en fin.

Pero mi hija, me esfuerzo que haga ejercicio. Por eso va al mismo cursillo que los hijos de Lamamma, y bien contentos que van... por eso juega todas las mañanas y todas las tardes en el parque, a la antigua usanza: bicicleta, patinete, columpio, pelota, pistolas de agua... y HOYYYYYYY cuando llegaba muerta del curro, me estaba esperando para que viera que HOYYYYYYYY ha aprendido a saltar a la comba. Porque mi hija tiene wii en casa, pero además juega en la calle como a la antigua usanza. Y no es la única niña del barrio. Algo bueno tenía que tener el paro de mi marido, que está disponible al 100% para mi hija, y la puede llevar al parque a todas horas, cosa que hace.

No sé qué más iba a decir... ah, sí, que me encanta tu fondo de blog. Muy refrescante.

Elena-Z dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elena-Z dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elena-Z dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elena-Z dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elena-Z dijo...

Lo siento, que se habia publicado como 59 veces mi comentario... no sé qué he hecho, la verdad...

BB dijo...

Bueno Lamamma, lo de la pizza ha sido un ejemplo...pq lo siento, pero las de venta a domicilio o en local...sanas sanas no me lo parecen. otra cosa es la de casa, que si, la hacemos alguna vez, pero aún así, y aunque sea como un bocadillo, yo tampoco le daria al peque todos los días bocadillo de cena...
Queria aclararlo.
Bs. BB

Lamamma dijo...

jajaja, BB, no te enfades, que es que yo soy gran defensora de la pizza... aunque no las pedimos, que de esas tampoco me fío un pelo (cuando no la hago yo la compro de casa Tarradellas, que son las que más me gustan con diferencia, y no me parecen nada insanas, la verdad). Esto es como las hamburguesas. De comprarlas en tu carnicero de confianza y prepararlas tú a comer las del Mcdonalds y similares van muchos trechos. Y es cierto, yo tampoco les daría todos los días bocadillo para cenar.

UMA: sí, ese es otro problemón, es que parece que nos vamos de un extremo a otro... aunque yo la verdad es que en esta piscina no vi nadie excesivamente delgado. Sí tengo vista a una de la piscina cubierta, pero además anda raro así que supongo que tiene algún problema más, pero recuerdo que siempre he pensado si sería anoréxica. Luego hay gente que está muy delgadita pero sin embargo de cara les ves sanotes... tengo una amiga que es de las que las ves y te pide el cuerpo invitarla a una buena fabada, pero de hecho ha comido en mi casa y yo no sé dónde mete tanta cosa... ¡qué tía! (y no, no vomita luego) También iba al cole con otra súperdelgada (excepto de pecho, que iba bien servida) que se zampaba para el almuerzo un megabocata de tortilla de patata y de postre un par de donuts. No todos los cuerpos reaccionan igual a la comida... y con esto no pretendo quitarle importancia a los trastornos alimenticios, la tiene y mucha. De hecho me preocupa mucho ser capaz de educar a mi hija en unos principios de alimentación sanos y sobre todo en el mayor de los respetos a su propio cuerpo.

Cruela: ya, ya pueden esforzarse en los colegios por ir mejorando los menús que si luego en casa no se comen verduras ni pescado, a ver quién se las hace comer a los niños...

Elly, jajajaja, sí, mujer, espera que eche pie a tierra y verás cómo se le definen las piernotas... si luego no paran quietos! Sofía no tanto pero Guille yo diría que va quemando la comida según le llega al estómago porque no para quieto ni comiendo... silla arriba, silla abajo, me levanto, me pongo de rodillas, me vuelvo a sentar, me cuelgo boca abajo... qué energía, madre mía...

Elena: ah, vale, así que la de los múltiples comentarios suprimidos eres tú... me había preocupado... me ha encantado el ejemplo de tu hija, lo de que se fijen en muchas otras diferencias antes que el color de piel es fantástico. Sin embargo esos tabúes que tenemos los adultos con cómo llamar a las cosas es desesperante. A mi boda vino una amiga francesa de Ricardo que es negra. Además del color, la chica vino... escotadita ella... vamos, que no pasó desapercibida. Pues recuerdo que un día en la oficina estábamos comentando cosas de la fiesta y uno diciéndome no sé qué de la chica esa... la morena... y yo pensando en el color del pelo, claro, y anda, en España como morenas somos cuatro... y yo, ¿quién? y el otro ya todo azorado que no sabía cómo explicarse. Con lo fácil que habría sido decir la negra. ¿Y por qué algo tan simple suena mal? ¿por qué suena mejor negrita? ¿no es más despectivo eso? vamos, si a mí me llamaran blanquita seguro que me hacía menos gracia que blanca.

Ah, por cierto, no eches en saco roto la idea de tu hija, creo que Rumanía es precioso.

Ah, si llegas a estar hoy en la piscina igual te da otro ataque de los tuyos cuando las soltaban para que nadaran sólas, jajajaja. Creo que a partir de ahora será mejor que no vayas durante unos días...

Y bueno, ya valdrá, que al final me va a salir el comentario más largo que la entrada...

Lamamma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lamamma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lamamma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lamamma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lamamma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lamamma dijo...

uff, pues algo les pasa a los comentarios porque me ha hecho igual, me ha dado error varias veces y luego resulta que lo había colgado todas ellas!

BB dijo...

Lamamma, que no me enfaaaaaaaaaado, jaja, faltaría más.Ahhhhhh, y a mi las de Tarradellas tb me gustan..
Bs. BB

M Luz dijo...

Estoy con Elena-Z, espero que nuestros hijos de mayores no tengan tantos prejuicios como los adultos de ahora. Más que nada porque ellos desde pequeños habrán convivido con niños y gente de todas culturas y razas.
Ayer mismo, una clienta me preguntaba si los espárragos que vendo vienen de Perú, "porque oye, nos van a invadir y mi marido se pone de los nervios cuando en la lata ve producto de Perú o de China, además que saben peor, dice que los espárragos de Perú saben a lata" ¿¿??? pues cómpralos de frasco, le contesté, además si quieres espárragos "españoles" y de "navarra" a ser posible, no esperes que los vas a encontrar por este precio, que comerás ese día solo la lata de espárragos que abras, eso sí, de Navarra of course.
La moraleja de esta anécdota no es el origen de los espárragos en sí, sino la tirria que le sigue teniendo la gente a los inmigrantes y a lo que llevan alrededor.
Sobre lo del sobrepeso, pues sí, supongo que hay más niños obesos simplemente porque hay muchísimos mas de miles de productos a su alcance que cuando nosotros éramos pequeños, que engordan muchísimo más y que no aportan nada. Si a eso sumamos, la vida de hoy en día de prisas, estres, trabajo...y que es mucho más cómodo abrir un bollicao para merendar que no molestarte en preparar un bocadillo de jamón, pues ya tienes la cuenta hecha.

Pd muy chula la plantilla!! ajajjaja ya te has animado a la locura de las plantillas , si es que blogger nos lo ha puesto en bandeja juassssssss

laura dijo...

es verdad ,lo d "negritos" o aun peor .."d color" jaja ,¿pues no somos nosotros blancos? pues ellos negros y ya está ¿no?parece q si lo dices quedas como un racista.Mi hija los llama "morenos" y yo le digo,no están morenos cariño, es q son de raza negra o directamente negros, q m entiende mejor¿q problema hay con decirlo?.Tengo una anécdota muy buena d mi hija en el bus cuando tenía 2 años,delante nuestro teníamos a una mujer con una niña china(q no chinita),monísima por cierto,y mi hija suelta a viva voz "¿q pasa a nena en los ojitos?"...tierra trágame,m puse d todos los colores,hubo un par d pasajeros q tuvieron q girarse pq les iba a dar un ataque d risa.Cambiando al tema d comidas,bueno yo creo q tampoco hay q exagerar,yo tb procuro q mi hija coma d manera equilibrada y sana, pero eso no quita q alguna vez nos vayamos a un mcdonalds y nos hinchemos d comida basura,la verdad es q creo q estos establecimientos han mejorado en los ultimos años bastante la calidad d la carne,y la niña se lo pasa en grande y se zampa la burguer enterita con sus patatitas con ketchup, no creo q eso haga daño a nadie,siempre y cuando sea algo puntual.Bsitos a todas.

angeles dijo...

Los niños se acostumbran a lo que ven, mi hija en la guarde su mejor amiga era una niña china y la veía tan normal, en su cole la verdad que hay muy pocos inmigrantes pero este año entro un niño negro y lo comento como algo curios, en cambio en su clase hay un niño chino y lo ve tan normal, lo importante es transmitirles que todos somos iguales da igual nuestro color de piel, respecto al peso yo tambien veo muchas mas niñas y jovencitas muy delgadas y obsesionadas por su peso, gente con carnes siempre ha habido y salvo casos muy graves yo casi veo mas el otro extremo, la delgadez exagerada.
Lammama y Elena me alegro que les vaya tan bien el cursillo, aprenden un montón.
Lammama muy chulo el cambio de look, aunque a mí tambien me recuerda mas una tarde fría de lluvia.

misteriosa dijo...

lamamma, me encanta el cambio de look del blog!! Me ha sorprendido pero a veces va bien cambiar.

El comentario de M Luz me ha hecho recordar que a veces hablando con otras madres, me sorprende que dicen que de merienda les dan a sus hijos un bollicao u otra bollería industrial, cuando mi marido y yo llevamos preparando meriendas desde el primer día. Es verdad que si el bocadillo es de pan bimbo, sigue siendo pan industrial, pero no sé, igual es manía mía, que veo menos insano un bocadillo de nocilla que un bollicao (si alguien lo sabe con certeza y me lo aclara, se lo agradecería).

saludos

espontanea dijo...

Hala, cuanto cambio y cuanto tema. Qué calor dan esos de Beneton un día como hoy.

Me temo que el racismo les entrará a los niños un poco más adelante. Siempre ha sido así. Y si hay grupos para hacer será peor.

A mí me encanta ver gordas (o gorditas) en la piscina. Cuando yo era adolescente y gorda no iba ni a rastras.

Comer bien es dificilísimo hoy en día. Hay que hacer un esfuerzo que nuestras madres no hacían porque no existían los precocinados y tenían toda la mañana para dejar el puchero al fuego.

¿cómo puede ser que los espárragos de Navara más caros que los que atraviesan el mundo entero? Algo va mal en nuestra globalización.

En donde yo vivo, un pueblito pequeño de montaña, los bollicaos para merendar están mal vistos. En los parques de las ciudades veo muchos menos bocadillos.

Seguidores