Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

miércoles, 18 de enero de 2017

Libros que importan

¡No me puedo creer que aún nos haya contado esto! parece mentira...

¿Que qué es eso de libros que importan? pues si seguís el enlace encontraréis un montón más de información pero, básicamente, fue un mega amigo invisible, entre lectores, que la asociación zaragozana Atrapavientos organizó al amparo del mercadillo navideño de la Plaza del Pilar de este año. Sí, sí, como lo leéis, un amigo invisible a lo grande en el que cualquiera que pasara por allí podía participar. El único requisito era llevar (envuelto para regalo) un libro que hubiera sido importante para ti y rellenar un pequeño formulario básico. A cambio ya podías llevarte contigo otro libro, importante en la vida de otra persona. Ah, y había que escribir una dedicatoria, que se me olvidaba. Así, al abrir tu nuevo libro, tenías la ocasión de descubrir por qué había sido importante y para quién. Una ideaza. Por supuesto yo no podía faltar a una ocasión así.

Y, por descontado, mi libro importante tenía que ser de Carmen Martín Gaite. En realidad, debería haber sido Nubosidad Variable, cuyo personaje principal ya sabéis (o deberíais) que dio nombre a mi hija Sofía. Pero Nubosidad Variable no solo es importante en mi vida, es fundamental. Y hay libros de los que una no puede desprenderse aunque quiera. Mi intención era comprar otro ejemplar para llevar al intercambio pero ya no es un libro nuevo y no quedaban en la librería. Podían pedírmelo pero ya no llegaba a tiempo (culpa mía también, que con todos los días que estuvo se me fue pasando y al final casi no llego a participar) No esperaba no encontrarlo en librerías de todas formas... en fin, que al final opté por entregar otro libro, que no es Nubosidad Variable pero casi: "Irse de casa" Os invito a leer algo más sobre esta novela aquí.

Os confieso que cuando me dieron mi libro a cambio estaba hasta nerviosa. ¿Qué me tendría reservado mi amigo invisible? Con una mezcla de impaciencia y cariño arranqué el papel de regalo y ¡me encontré a Sherlock Holmes! madre mía, ¡qué flashback! El libro me transportó de inmediato hasta un ya lejano verano en que me dediqué a devorar sin descanso todas sus aventuras. Siempre le he tenido un cariño especial. De hecho, cuando estuve en Londres hace poco, a pesar de tener poquísimo tiempo para visitas (iba por trabajo y no me quedaba en la ciudad sino que viajaba a varias poblaciones desde allí) no pude por menos que madrugar un poco más (y ya sabéis lo que me cuesta a mí madrugar) para desviarme hasta el 221B de Baker Street. ¿Cómo ir a Londres y no rendir un pequeño tributo al más grande detective de todos los tiempos? Por desgracia el madrugón hizo que el museo todavía no estuviera abierto pero me conformé con plantarme unos minutos delante de la puerta.



En parte me dio pena no descubrir un nuevo autor o autora que quizás pudiera volverse también fundamental en mi vida pero compartir autor importante con un desconocido también tuvo su punto. Esa especie de reconocimiento casi anónimo de, "vaya, ¿tú también eh?" Fue una sensación curiosa.

En fin, que de vez en cuando la vida cultural de esta ciudad aún nos reserva gratas sorpresas. A juzgar por lo que he leído por ahí, la iniciativa fue todo un exitazo y parece, no sólo que se repetirá, sino que otras asociaciones y municipios han tomado buena nota y podría replicarse por ahí. Estad bien atentos por si llega a vuestras localidades.

No hay comentarios:

Seguidores