Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

jueves, 26 de febrero de 2009

¿Típico o tópico?


Mira que soy yo poco amiga de tópicos y clasificaciones, pero me han salido unos hijos que son el perfecto paradigma del niño y la niña. Nunca me ha gustado vestir a mi hija de rosa ni he impulsado a ninguno de los dos a jugar más con un tipo de juguetes que con otros. Que yo sepa (que esa es otra, de muchas cosas no nos damos ni cuenta) nada en la educación de mis niños ha podido inclinarlos hacia actitudes tan marcadamente tópicas. Pero el hecho es que Sofía está en plan princesas, hadas, bailarinas y todo rosa, por favor. Y a Guille le gustan los coches, los monstruos, las pelotas...

Cierto que no exclusivamente. Sofía juega a veces con coches y a Guille le encanta pasear a su bebé con su carrito (creo que lo que le gusta es empujar algo con ruedas pero también le hace algo de caso al muñeco) pero sí es cierto que sus preferencias están muy claras. Para muestra un botón. Ayer mismo su tía le regaló a Sofía un álbum de princesas (todo muy rosa, muy cursi, con muchas pegatinas y lacitos y chorraditas varias para decorar) y a Guille un par de brumbrums pequeñitos: una hormigonera y una excavadora. No creáis que discutieron lo más mínimo. El peque se agarró a sus brumbrums y se paseó tan feliz por toda la casa con ellos mientras la otra brujilla, abrazada amorosamente a su regalo, presumía de que "es más bonito mi álbum que los coches de Guille"

¿Y por qué me habrán salido a mí estos críos tan prototípicos? desde luego es cierto que hay diferencias entre hombres y mujeres que lejos de ser únicamente culturales tienen una base científica, pero ¿el que te gusten los coches o las princesas? ¿eso dónde está? ¿en los genes? ¿es por las diferencias en los cerebros de hombres y mujeres?

A ver si alguien me aclara un poco el tema, porque estoy hecha un mar de dudas...

21 comentarios:

M Luz dijo...

pienso que en esto tiene algo que ver esa diferencia en el cerebro que tenemos las mujeres y los hombres (tal y como lo comentaba Myss Sibarite en su blog).
Yo nunca he vinculado mas a mis hijos hacia una cosa u otra, pero siempre han sido como tu dices, Tristán hacia los coches y Pyrene a las princesas.
En Navidad, cuando han hojeado los folletos de juguetes (Tristán eso como que ya no, pero lo ha hecho tambien como todos los críos) les he preguntado siempre de la forma más natural posible, si no querrían algún juguete "del otro bando" y los dos se han negado en redondo porque "eso es de chica/o".

Yo recuerdo que el juguete que nunca me pusieron los Reyes Magos fue el "Autocross", no sé si te acordarás de él. Era un cochecito que lo dirigías por un circuito con un volante. Todos los años lo pedía y nunca llegaba. Cuando fui mayor le pregunté a mi madre por qué nunca me compraron ese juguete y me dijo que "era de chicos".

BB dijo...

Puffffffff, pues además de por lo que cuentas en el post y ha dicho M Luz, inconscientemente tiramos hacia ciertos bandos. Claro está, que fácilmente se podría hacer cambiar de opinión a un niño/a únicamente guiándoles hacia el bando contrario desde pequeños.
Por otro lado, y aunque me cueste reconocerlo, creo que los padres, por lo menos en mi caso, inconscientemente, lo prometo, lo hacemos. Sin ir más lejos, estas Navidades mi nene en unos grandes almacenes cogió un carrito de muñecas y decía quererlo, y sin dudarlo, su padre y yo, a la vez, dijimos...."cariño, eso es de niñas....", y luego pensamos...somos la monda, pero así nos salió. Creo que en el fondo, aunque seamos muy liberales, nos de igual que nuestros hijos el día de mañana tengan una u otra inclinación sexual,etc., intentamos que cuando son pequeños hagan y jueguen con cosas "normales" según sean niños o niñas. Equivocados????? Puede ser, pero creo que sigue siendo así. Fijaos en este sociedad por un minuto, si en el parque una niña de 4 años juega con un coche, no pasa nada, epro si un niño de la misma edad juega con una muñeca...."pobrecito, mírale que tendencia...." Cierto???? Es así, queramos o no reconocerlo.
Por lo tanto, creo que con nuestras frases, formas de juego....vamos inculcando el rosa o el azul sin querer.....o queriendo, nuncas se sabe. Besos.

Celia dijo...

Yo sólo tengo una hija, así que no puedo comparar con hermanos. Tiene casi 2 años y medio y desde hace ya algunos meses no para con el tema de las princesas y el rosa. Yo pensaba que esa etapa llegaba más tarde...
Y eso que para su cumpleaños sus padres le regalamos un camión...(ante la indignación de una de las abuelas) que a ella le encantó y lo usa para transportar a sus princesas, claro...
Hace tiempo (antes de que naciera mi hija) vi un documental en TV sobre la "atracción" que tenía el rosa para las chicas y venía a decir poco más o menos, que era una atracción genética. La verdad es que no sé si me lo creo...
Pero empiezo a pensarlo viendo la predisposión de mi hija hacia ese color y todo lo cursi.
Sin embargo, también pienso que gran parte de esta atracción es debida a la gran cantidad de productos rosas muy atractivos visualmente que se venden hoy en día. Para las niñas todo es rosa y brillante...últimamente si voy a comprarle ropa y le doy a elegir entre dos camisetas, casi siempre se decanta por la de tonos rosas.
Supongo que es una fase, una etapa de su crecimiento que les ayuda a diferenciarse como niñas de los niños, que son diferentes en el físico por ejemplo.
En conclusión...no sé a qué será debido, pero la cuestión es que a casi todas las niñas les encanta el color rosa!

sara dijo...

En cuanto a la inclinación de los niños hacia unos juguetes u otros, en parte creo que hay un componente genético y en parte educacional, porque queramos o no la sociedad en que vivimos, los anuncios, y nuestro propio ejemplo muchas veces se imponen inconcientemente en sus cabecitas, y eso conjugado con sus propios gustos, da lugar a la preferencia por unas cosas o por otras.

Mi pareja es normalmente el que se ocupa del coche y los arreglos de la casa, para mi hijo de 4 años y medio eso son tareas masculinas, y si las hago yo, en seguida avisa a mi pareja para que vea lo que está haciendo mamá, en cambio la lavadora y la limpieza lo ve como algo femenino, porque normalmente lo hago yo. La plancha y la cocina en cambio, como las hace normalmente mi pareja, le parecen propias de hombres. El ejemplo da lugar a que ellos asocien unas actividades con unos sexos y otras con otros.

De todos modos hay cosas que supongo que no se pueden evitar, y así Jesús de cuatro años y medio identifica el color rosa, las muñecas y las princesas con las niñas, mientras que los superhéroes, los caballeros, el azul y el verde son de niños. Eso si, todavía es fanático de la Cenicienta, y lo justifica diciendo que la película de la cenicienta por fuera es de color azul. El cree que no debería gustarle porque es de princesas, pero como le gusta, le busca una explicación, coherente a su juicio. Juicio que supongo que ha deducido de la pura observación, y de lo que normalmente ocurre. A los niños se les regala una mochila de spiderman, una pelota, pero normalmente no les compramos un muñeca barbi. Luego las actitudes y gustos personales también influyen, a Jesús las pelotas le dejan frío, en cambio un juego de magía, un cuento o unos legos le vuelven loco de felicidad.

Por otra parte a mi hija con apenas un añito recien cumplido le traen los reyes magos un muñeco bebé y lo primero que hace es acunarlo y pasearlo por toda la casa, en parte supongo que será eso que llaman instinto maternal, y en parte lo que me ha visto hacer a mi con ella, una y otra vez. Por ahora no distingue en cuanto que a colores, pero poco a poco se va imponiendo el rosa, porque su hermano siempre le da las cosas de este color, educación otra vez.

Nosotros intentamos no esteriotipar, pero quieras o no, lo haces, hay cosas que regalamos a los dos, puzles, legos, cuentos..., pero yo nunca regalaría a Jesús una muñeca, ni a Lucía le regalaría un camión, con independencia de que en casa en la sala donde ellos juegan los jugetes están al alcance de los dos, y nosotros nunca decimos lo que tiene que coger cada uno. A veces Jesús ha cogido el bebé de Lucía y juega que es un padre llevándalo a la guardería,, y lo sube en su coche, y Lucía tira los cochecitos de Jesús por la rampa del garaje de jugete. Los mayores vemos y callamos, hay que dejarlos experimentar.
Son muchas cosas para reflexionar.

laura dijo...

mi hija tan pronto juega con muñecos como con la multitud d coches y motos pequeñas q tiene, y le gusta hacer un parking con unas piezas d madera y "aparcarlos" ,puede estar así rato y rato.Yo tb d pequeña tan pronto jugaba a las nancys como a los clicks d famobil,así q lo encuentro muy normal y la verdad es q m encanta, tanto rosa y tanta muñeca a mi m empalaga jaja.M niego en rotundo a comprarle un kit d esos d limpieza con la fregona incluida o la tabla d planchar,hacia lo primero no tiene ningún interés,aunque la tabla d planchar si la ha cogido alguna vez en la ludoteca pero gracias a dios, se cansa rápido del tema plancha,supongo q le hace gracia pq a veces m ve a mi.Tengo una anécdota curiosa d un papá con su hijo en el parque y es q la pobre criatura se acercó al cochecito d mi hija y lo quiso empujar a lo q su papá le dijo "eso no, q es d niñas" y le contesté, "si lo único q hace es imitarte, acaso tú no empujas su cochecito y cambias pañales?" y m dijo q tenía mucha razón. Yo espero q poco a poco esto cambie con los años,tb cuando nosotros éramos pequeños no era tan normal ver a papás empujando un cochecito, y hoy ni los miramos pq es lo más normal del mundo,d la misma manera q el padre d mi hija juega con ella a lo q se tercie, ¿a aparcar coches?pues venga..¿a cambiar pañales a los nenes?tb ¿a disfrazarnos d princesas?pues tb vale.Y si algún día tengo un hijo,pues más d lo mismo, al menos yo, su padre no se como se tomaría q quisiera disfrazarse d princesa jaja.Aunque después, hagas lo q hagas, ellos tendrán sus propios gustos, saludos a todas

Eva dijo...

Tengo dos niños no puedo comparar, si que puedo decir que el color preferido del mayor desde siempre es el rosa fucsia y lo dice tan campante,por supuesto no lo visto de ese color ni a el se le ocurriría tampoco,tiene muy claro las cosas que son de " niño" y de "niña" de eso ya se encargan en el cole sus amigos ¿por que será? sinceramente no lo se, opino que es mas genético que educacional.

Por mi parte intento explicarle que los chicos modernos cocinan, planchan,cuidan bebés etc etc... eso si que es educacional!!!! lo demás sinceramente no creo que tenga importancia.Un saludo.

Lamamma dijo...

yo intento no separar, mi hijo ha paseado mil veces por la calle con el cochecito rosa con el bebé completamente vestido de rosa (su hermana tenía dos, así que se los han repartido) Igualmente, en casa juegan indistintamente con unos u otros juguetes. Guille ha cogido muchas veces la plancha de su hermana o cualquiera de sus muñecas o su revista de princesas y jamás le hemos dicho que dejara eso que es de niñas. Por la calle con el cochecito rosa solo nos ha pasado dos veces que alguien hiciera algún comentario al respecto, y en las dos ocasiones eran personas de avanzada edad. A los demás simplemente les hace gracia sobre todo por la velocidad que lleva con el carrito. Hay quien incluso los reconoce de cruzarnos por la calle como los de los carritos porque muchas veces han ido los dos, cada uno con el suyo y la verdad es que sí que hacen gracia...

Sin embargo, a pesar de todo esto, es cierto que están marcando ya muy claramente sus preferencias, y esas sí, entran en el perfecto tópico.

También es cierto lo que comentaba alguien de que no pasa nada si una niña juega con coches pero si es un niño el que juega con la Barbie, ojo... pero eso ocurre también entre adultos. Las mujeres tenemos muchas menos limitaciones en ese sentido. Podemos llevar, pantalones, americanas, y hasta corbatas, y resulta hasta sexy. Ahora ponle a un hombre una falda y unas medias y dile que salga a la calle...

Miss Sybarite dijo...

Huy, qué temazo. Este lo tenía yo en cartera, lo sabes, ¿a que sí?

Ya será mañana cuando lea los comentarios y ponga mi parte, que es tardísimo, pero no quería dejar de saludar al menos.

angeles dijo...

Pues mi hija es claramente princesas, rosa y cuanta mas brillantina, brillantes y rosa lleve mejor que mejor, la verdad que a mí nunca me ha gustado el rosa especialmente, pero fue quedarme embarazada y algo dentro de mí me hacía inclinarme a todo rosa y ahora que Nora ya tiene 4 años y medio y voy a comprar algo para mí, sin querer me tiro al rosa y pienso "pero sí a tí siempre te ha gustado el azul" pues nada, será que he vuelto a la niñez. En cuanto a jugar con cosas de chicos o de chicas, ellos mismos lo hacen en el cole-guarde, los niños a pelotas, coches y las niñas a libros-muñecas y entre ellos ya saben "esto es de niños-as" con que algo de genes tendrá que ver, digo yo.

MediaBaldosa dijo...

Yo no soy experta en el tema, pero creo que a los niños les gusta sentirse identificados con lo que están jugando. Las princesas son niñas y los que manejan la hormigonera son niños. Si en el juguete hubiera una niña (claramente identificable como tal) manejando la hormigonera, las niñas jugarían con ella. Culturalmente se ha asociado el rosa a las niñas, y los juguetes de niñas son rosas, por eso ellas acaban identificándose con el rosa. No importa que en casa no se les compre nada rosa, la sociedad ya se encarga de meter el rosa por todas partes. No sé, es mi opinión. Por cierto, a mí me encantaban las princesas porque podía peinarlas y la señorita pepis, pero también las bicis, los airgamboys, los juegos de construcciones y todo lo que podía pillar de mi hermano.

Elena-Z dijo...

Qué interesante... porque yo que soy antiprincesas (Disney) tengo a mi hija cargada con el paragüas princesa, el chubasquero princesa, el gorro polar princesa y una colección tremenda de pegatinas princesas.

Y no ha sido porque yo le haya inculcado ni enseñado jamás a las princesas. Creo que sus compis del cole las tienen, y mi hija pues también quiere, como el dia que me pidio que le pusiera HORROR una coleta con un lazo azul y una coleta con un lazo amarillo porque su amiga Edurne las habia llevado por la mañana. No hubo forma de convencerla que era mejor coordinar los colores, o llevar las dos del mismo color... no. Pues las princesas yo creo que es igual.

Este año para reyes a Sara le regalamos una moto, y un banco de actividades con su casco, sus martillos, sus destornilladores... y no veais cómo disfruta con ellos. Pero hace poco alguien cometió el terrible pecado de regalarle una Barbie, la muñeca que más odio del planeta... y ahora duerme con Pocoyo y con Barbie.

Yo creo que más que genetivo, es... imitativo... educacional... lo que hacen sus amigas o le dicen sus abuelos. En la ludoteca su amigo Alejandro y ella discuten por el tutú de ballet, y su madre me ha dicho que le encanta la Barbie Mariposa. Pero seguro que en unos años renegará de eso, porque sino, igual le dicen algo sus compañeros del equipo de futbol.

Lamamma dijo...

Sí, yo creo que lo del colegio es fundamental. Mi hija ha sido a partir de empezar el cole cuando ha empezado a diferenciar juguetes de niños y de niñas. Supongo que porque entre ellos comentan. Pero no creo que ahí entre la genética ni las diferencias biológicas entre hombres y mujeres. Puede que yo a mi hija no le diga nunca deja eso que es de chicos, o al revés, pero a otros niños igual sí. Y sí entre ellos distinguen y se lo dicen, eso va a misa. Así que aparte de que pueda haber cierta tendencia natural a tirar más hacia un tipo de juguetes o no, que sigo con mi duda, creo que realmente sí que es más algo social.

En cuanto a Guille, todavía no va al cole, solo a la guardería, y desde luego allí ningún niño le dirá nada sobre eso porque apenas hablan. Éste es el que más me hace dudar, porque hay que ver la afición que le tiene a los coches... sin embargo lo de los colores le trae sin cuidado. Ya os digo, pasea tan feliz al bebé vestido de rosa de pies a cabeza en su sillita rosa y se lo pasa pipa montando en la moto rosa de su hermana. Por cierto, ayer me fijé, le estaba dando unos achuchones y unos abrazos a su bebé que habrían sido la envidia de cualquier súper mami.

Vamos, que sigo hecha un lío.

Ah, Miss Sybarite, sí, ya me acordé de ese tema que tienes en la recámara, te lo he puesto en bandeja para que lo saques ahora así que hala, ya sabes que lo espero ansiosamente...

Miss Sybarite dijo...

Seré breve porque sigo sin tiempo y con cansancio.

Yo lo tengo clarísimo: esos comportamientos son de origen fundamentalmente genético. Mi hijo fue el primer "hombre nuevo" en una familia que es un auténtico matriarcado (no cuento a la de su padre porque está a 8.000 km): Tengo cinco hermanas (ningún hermano), cuatro tías (sólo un tío), y tanto mis cuñados como mi padre responden escasamente al patrón masculino; somos, además, una familia de mujeres de mucho carácter.

Con esto quiero decir que la influencia masculina y la presencia de juegos y juguetes "de niño" era mínima en el primer caso y nula en el segundo. Bien, pues mi hijo, desde bien pequeño, mostró comportamientos absolutamente masculinos y se inclinó por esas cosas (coches, herramientas, armas...) que van asociadas a los varones, así que no me cabe ninguna duda de que llevamos dentro lo que somos.

De la misma manera mi hija -aunque ella sí podría tener una influencia clara, por lo mismo que he descrito- es una niña, niña: me sale ya el rosa por las orejas (¡nueve años!), tiene todos los diarios y libros secretos de princesas y hadas que existen, es coqueta (bueno, él también y mucho, mucho)...

Lamamma, ese post que tengo previsto tiene que ver también con este. A ver cuándo me pongo con él.

Tita dijo...

A mi niña de 5 años le encanta el rosa furrcia como decía hasta hace bien poco, pero de princesas nada de nada. Sigue prefiriendo a Mickey, Winnie y Clifford, tiene camiones, gruas, escavadoras y cinturón de herramientas. Hace comiditas pero ni caso de las muñecas...eso sí, la bici es la más rosa que os podáis imaginar.

He leido antes por arriba que no es lo mismo que una niña juegue con cosas de niños que al revés ¡cuánta razón!

Me encanta tu blog, me hago tu seguidora. Me has terminado de conquistar con los preñaos, ¡Gracias!

espontanea dijo...

Un día, en la guardería, cuando Ainara no tenía aún dos años, me enseñaron un experimento. Dejaron a media docena de niños a observar su comportamiento con unos cuantos juguetes “de rol”: cocinita, vajilla, plancha, maletín de médico…A los diez minutos, los tres niños habían cogido las sartenes de plástico y los tomates de plástico y los estaban usando de pelotas y raquetas, mientras las niñas planchaban y auscultaban. Ahí me dí cuenta de que tal vez las abuelas tenían razón: no los hacemos diferentes, son diferentes antes de que empecemos a intervenir.

Antes de ser madre, yo también estaba convencida de que esas diferencias eran culturales. Seguí en mis trece con mi sobrino, a quien estaban (y siguen) educando para caballero de alto plumero. Pues mi hija no sería así, no, ¿no? si no quieres taza, taza y media. Ahora mi niña, con cinco años, es princesa todas las tardes, y si es sábado, el día entero. Y su hermana la sigue, claro. Podría impedirlo, como me empeñé en impedir que recibiera una educación sexista, pero…¿no sería ir en contra de su propia naturaleza? Y además, si ellas disfrutan ¿qué?

Lamamma dijo...

Espontánea: sí, en eso estamos de acuerdo... si a ellas les gusta perfecto... y sobre todo hay que respetar su libertad individual, pero en todos los casos, claro, tú porque tienes dos niñas, pero si tuvieras un hijo y te pidiera una barbie, ¿qué harías?

Tita: muy bueno el furrcia... me ha encantado tu blog, te acabo de añadir a mi lista y de hacerme seguidora tuya...

BB dijo...

LAMAMMAAAAAAAAAA, RÍQUISIMOS LOS PREÑAOS. LOS HICE EL SÁBADO Y PARA CHUPARSE LOS DEDOS....GRACIAS. BESOS.

Maria Teresa dijo...

Buenos días Lamamma

Quería hacerte una consulta personal. He estado buscando tu correo, pero no lo localizo aquí en la página.

Antes tu formabas parte de los blogs de terra, y aparecías en portada mujer. Mi pareja es portada también en terra deportes, pero tan solo conoce personal de esa área. ¿Cómo contactaste con terra para formar parte de portada terra mujer? Realmente, es un espacio muy interesante, los post llegan a muchas más personas.

Un saludo y gracias

eldivandigital@gmail.com

El Divan Digital dijo...

Antes se ha publicado el comentario como Mª Teresa,soy el Diván Digital. Saludos

Elena-Z dijo...

Fijate que sigo pensando en este tema y... anda que no me martirizaron a mí de pequeña mi tía y mis primas porque no me gustaba jugar con muñecas... yo siempre pedía libros para leer, no quería muñecas de regalo... y ellas siemmmmmpre encontraban motivo para regalarme muñecas, como si por eso me fueran a gustar más.

Anónimo dijo...

tengo gemelos, y también es así...desde bien pequeños, ella está interesada en pintarse los labios y a é le gustan las ruedas y la mecánica...
independientemente de lo que queramos inculcarles, en el cole, con la familia, en la calle...siempre alguien les va a decir otra cosa...

Seguidores