Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

martes, 2 de diciembre de 2008

siete supersticiones

De tag en tag y tiro porque me toca. Esta vez es Turuleta, de Turuletados, quien me invita a participar en su juego. Y me lo pone difícil... el meme de hoy va de supersticiones. Siete nada menos tengo que nombrar. Y a ver, que yo supersticiosa no he sido nunca, al menos en el sentido clásico de la palabra. Ni gatos negros, ni escaleras, ni espejos ni paraguas... peeeeerooo, una que es creativa hasta para eso, se inventa sus propias supersticiones. Por ejemplo:

1. durante muchos años, me negué a firmar las cosas importantes (compra del piso, hipoteca, boda...) si no era con mi flamante pluma Mont Blanc, comprada con mi primera extra de navidad. También para los exámenes en la universidad he tenido alguna vez bolis fetiche, pero nada como mi pluma del alma.

2. Nunca, nunca, nunca me pondría perlas para acudir a una boda. Simbolizan lágrimas y estoy convencidísima de que llevarlas le daría mala suerte a los novios. Sin embargo los diamantes me parecen de lo más apropiado (por eso de que un diamante es para siempre)


Es más, he ampliado mi superstición hasta el límite de negarme a comprarme perlas. Durante un tiempo andaba yo encaprichada con los típicos pendientitos de perla, la bolita, más o menos grande. Pero me echaba para atrás lo de las lágrimas hasta tal punto que no llegué a comprármelos nunca por temor (absurdo, lo sé) a atraer alguna desgracia a mi vida. Hasta me ponía nerviosa que mi suegra le pusiera los pendientes de perlitas a mi hija, pero como son los típicos de niña pequeña, que vete tú a saber de qué será la bolita, lo pasaba.

3. Seguimos con bodas. Para la mía seguí más o menos el ritual de algo nuevo, algo prestado y algo azul (más o menos) pero eso degeneró en otra superstición. O más bien dos: la primera tiene que ver con las arras. Me hacía ilusión llevar las que llevaron mis padres en su boda, pertenecientes a mi abuela (monedas de Alfonso XII). Sin embargo tenía un problemilla. Me dio por pensar que sí, vale, a mis padres les ha ido muy bien su matrimonio... pero luego mi tío también se casó con esas arras y acabó divorciado. Peeeeeroooo, como me hacía ilusión llevarlas y mis supersticiones yo me las guiso, yo me las como, decidí que era uno sí y otro no y como el último en casarse con ellas había sido mi tío, a mí me tocaba que el matrimonio me fuera bien.

4. Y la otra fue llevar una pulsera de oro que había pertenecido a la cuñada de mi abuela, recientemente fallecida, en homenaje a su matrimonio. Siempre me parecieron una pareja envidiable pero el homenaje vino en realidad porque desde que ella murió su marido (hermano de mi abuela) ya no volvió a levantar cabeza el pobre. Bueno, esto más que superstición fue un gesto hacia ellos, pero también lo convertí en símbolo de buena suerte para mi propio matrimonio.

5. Una última de bodas, que esta es buena. Al poco de invitar a una buena amiga a la nuestra, me contestó diciéndome que sería imposible acudir porque para esas fechas estaría embarazadísima y no la dejarían volar (vive en Alemania). Lamenté que no pudiera venir, me alegré muchísimo por su embarazo y... neuronas agitadas al poder: me entró la neura de que era una lástima porque seguro que tener una embarazada en la boda tenía que traer suerte y que yo quería una embarazada en la mía. La neura me duró hasta que otra pareja nos confirmó su asistencia y que serían "dos y medio" ¡Bien! ¡había conseguido a mi embarazada de la suerte!

6. Una de año nuevo. O bien la nochevieja o bien el año nuevo tengo que pasarlos con toda la familia reunida. Tengo el convencimiento de que si no fuera así algo malo nos pasaría durante el año. Normalmente, si no hay algo que trastoca los planes, la nochevieja la pasamos en casa de mis suegros pero invariablemente, antes de volver a nuestra casa pasamos por la de mis padres para felicitarles el año. Y la comida de año nuevo se hace en mi casa, con las dos familias al completo reunidas (bueno, mis cuñados alguna vez han faltado por haber pasado la nochevieja fuera, pero tampoco les puedo obligar a venir) El único año que no pudimos celebrar año nuevo en mi casa lo cambiamos por la nochevieja. En cualquier caso, empezar el año juntos.

7. uff, esta me está costando más, que no soy tan supersticiosa yo como para me salgan siete... estoy pensando pero no me acuerdo de nada más, de verdad... Bueno, no sé si valdrá como superstición pero siempre he pensado que los años pares son mejores para mí que los impares. Luego resulta que no es así, mis hijos han nacido los dos en año impar, por ejemplo, pero yo lo sigo pensando. Será simplemente que me gustan más, no sé.

Bueno, pues ya hemos cumplido. Si después de esto queréis seguir teniendo tratos conmigo, ya sabéis que mi blog sigue abierto para todas (estoy mal de la cabeza, lo sé, pero os aseguro que no soy peligrosa) y por supuesto para vuestros comentarios.

11 comentarios:

M Luz dijo...

"si no me quitarás el novio!!!!!!" (acabo de tocar madera) jajajajajajajajajajaja
acabamos de publicar el mismo post a la vez!!!!!!

julia dijo...

Ufffff yo tambien estoy nominada a este meme y la verdad es que es dificilillo.
Me han gustado tus respuestas, jeje.
Un besazooooo

BB dijo...

No soy nada supersticiosa, en cuanto a generales se refiere igual que Lamamma: gato negro, pasar debajo de una escalera, es más, paso, color amarillo, abrir paraguas en casa, etc, pero puede que tenga mis pequeñas manías supersticiosas, pero no creo llegar a 7. Voy allá:
- Noche-Vieja, hasta este año empezaba el año con el pie derecho delante, en mi copa de cava oro, por eso de la buena suerte, así como unas lentejas, por lo de buena salud. Además, empezaba con algo rojo, por el dicho.
- Por supuesto que el día de mi boda, más por tradición supongo, no podía faltar algo prestado, unos pendientes de mi amiga, algo azul, mi liguero, y algo nuevo, por supuesto, mi super- vestido.
- Mi cosa era pasar SIEMPRE las Noches de Navidad en casa de mi madre, Nochebuena y Nochevieja, independientemente de los demás. No la dejaría sola nunca. Desde que me casén y por supuesto, antes. Hace 3 Navidades me fui a pasar el fin de Año a Nueva York, y lo pasé realmente mal por ese lado, y sé que ella tb. Pero este año, que me falta....no sé lo que haré, y es que realmente ya me dan igual todas estas supersticiones que al final manipulan tu vida si te las tomas en serio.
- Tengo otra manía- superstición, y es que jamás me quito mi anillo de casada, si no es por fuerza mayor de trabajo, como entrar en una fábrica alimentaria donde están prohibidas las joyas. Pues bien, aunque me lo quite, cuando me lo vuelvo a poner, el nombre y fecha se tienen que leer según pongo el anillo, y es que así me lo puso en su día, y así quiero que siga. Sí, podéis reiros.

Y creo que más supersticiones, que no se puedan confundir con manías no tengo.
Pero estoy segura que todo son casualidades de la vida que uno se quiere tomar como supersticiones. No creo en ellas, pero reconozco que mientras salgan las cosas bien, ayudan a vivir.
Besos a todas.

Turuleta dijo...

Me han gustado mucho tus contestaciones de verdad que te lo has currado y bien! en todos los casos que estoy leyendo cada uno nos inventamos nuestras historias y supersticiones y luego si no nos cuadran, para que no nos hagan daño nuestras propias invenciones las modificamos a nuestro antojo! mira que somos chulilos jejejejeje

laura dijo...

yo no puedo soportar ver unas tijeras abiertas, es superior a mi,tampoco m gusta pasar por debajo d un andamio, si puedo lo evito,no m gustan los días d mucho viento,m paso el rato mirando hacia arriba no sea q m caiga un tiesto en la cabeza jaja q neuras!!...otra cosa q m ocurre, q no se si calificarlo d superstición o mania compulsiva son las toallas, no soporto q están colocadas d cualquier manera y siempre las pongo arregladitas en el radiador del baño,tampoco m gusta ver alimentos colocados fuera d su sitio, en la nevera y en el armario despensero cada bandeja es para algo diferente,arriba cervezas, latas y la quesera,en la d abajo todos los lacteos ,abajo comidas preparadas , embutido y carne y en el congelador igual, arriba verdura , enmedio carne y abajo pescado , cuando veo algo colocado fuera d sitio lo cambio rápidamente¿creeis q es exagerado ser tan maniática con la comida o tb os pasa?Cuando m casé cumplí con la tradición d algo nuevo, viejo y prestado, pero más q nada pq hubo personas muy allegadas a mi q m lo ofrecieron, por mi misma no se si ni m hubiera acordado d esa tradición,nada, q creo q como leí en un post anteayer d mañana más somos todos muuuy raros jeje.saludos a todas.

BB dijo...

Puff Laura, que quieres que te cuente, que viviríamos bien las dos juntas, jaja, pq cada día veo que parecemos más iguales, jaja, y es que en la mayoría de lo que cuentas no lo veo como supersticiones, sino como manías, y en tu caso, como en el mío, manías del orden y colocación: igual que tú, manía por colocar las toallas siempre bien en los baños, de hecho, tengo uno para mi sola pq mi churri no lo aguanta mucho, jaja, pero ya voy yo detrás de él a arreglar el suyo y del nene, manía en el frigorífico, me puede verlo descolocado o alimentos mezclados....etc. pero lo dicho, son manías, no creo que sean supersticiones, por lo menos en mi caso.
Vaya, cada día veo que pensamos más igual tú y yo, eso está bien.
Besos.

sara dijo...

Me he reido mucho leyendo vuestras supersticiones/manías, y aunque me parece bien dificil, yo también voy a intentar contaros las mías.

Cuando era estudiante universitaria, tenía unas cuantas que ahora me parecen ridículas pero entonces, eran de primer orden y básicas para aprobar:

1.- El día antes del examen siempre, siempre tenía que comer pasta, porque lo hice con el primer examen de la facultad y me dio suerte, y durante los 5 años de carrera, no deje de hacerlo.

2.- Para todos los exámenes tenía que ponerme mi camiseta azul marina, debajo de la ropa que llevase, porque la use en Selectividad y me trajo suerte.

3.- El día antes del examen no podía ver a mi novio, como lo de que no puedes ver al novio antes de la boda, algo así.

4.-La noche antes de un examen tenía que dormir con los apuntes en la mesilla de noche.

Lo cierto es que nunca suspendí un examen en la facultad, y nunca dejé de cumplir con mis supersticiones/manías por si acaso.

Fuera del ámbito estudiantil, no soy ni he sido muy supersticiosa, pero bueno, como todas también tengo mis cosillas:

5.- Tengo un vestido de fiesta precioso en color aguamarina, que he olvidado en el fondo de mi armario, porque lo he llevado a cinco bodas, y tres de estas han acabado en divorcio, sé que es una tontería, pero he decidio no ponérmelo más y tengo la firma convicción de que las otras dos bodas a las que lo he llevado están en riesgo mortal de acabar en divorcio, por eso cuando los veo separados por ahí, nunca les preguntó por su esposo/esposa.

6.- Cuando voy a ir a una fiesta, de vacaciones, o me voy a enfrentar a una situación dificil, me gusta imaginar siempre lo peor que puede ocurrir, porque de este modo, pase lo que pase, siempre será mejor que lo esperado y me da la impresión que si ya lo he pensado, no puede ocurrir, porque nunca salen las cosas como una las ha pensado o imaginado.

3.- Yo a diferencia de Lammama, creo que se me dan mejor los años impares que los pares.

Espero que os hayáis reido un poco con mis supersticiones/manías, como somos.

Besitos, Sara.

3.-

laura dijo...

m has tranquilizado BB, y yo q pensaba q sólo yo tenía estas neuras!!jaja, ya t digo q entre mujeres con estos temas nos entendemos mejor, yo tb voy todo el día arreglando las toallas ah! y bajando la tapa del vater,si vale, a veces puedo ser pesada ¿pero tanto cuesta dejarlo todo como lo has encontrado?..pues se ve q si, cuando mi marido deja la toalla enroscada y d cualquier manera(eso es cada vez q entra en el baño) es q m pongo d los nervios.besitos.

Miss Sybarite dijo...

Yo no podría completar este meme.

No soy supersticiosa. Nada. Y tal vez mi única manía reseñable (salvo que ahora mismo no recuerde otra lo suficientemente fuerte) es que todo lo que tengo almacenado (en los armarios de despensa, en la nevera, en las estanterías del baño...) tiene que estar de frente, agrupado de forma lógica y colocado de manera estética. Algo así como cuando uno va al súper, así como te lo encuentras. Y otra cosa parecida me ocurre con el lavaplatos, nada se coloca al azar, los platos, de más grande a más pequeño y todos juntos los que son iguales... cosas así, pero no son supersticiones sino manías.

Posiblemente la única mediosuperstición (y digo media porque muchas veces no la cumplo) sea el no decir ciertas cosas por temor a que pronunciarlas impida que lleguen a ocurrir.

espontanea dijo...

Pero qué bien os lo pasáis todos los blogueros tagueándoos unos a otros (hace un año no habría entendido esta frase). Casi me da hasta envidia, estoy por inventarme un blog yo también. Pero no, no sabría ni por dónde empezar. Sólo de pensarlo me invade una pereza infinita…. Esperaré a que se me pasen las ganas.
Supersticiones no tengo, gracias a Dios, soy muy racional, yo.

Superwoman dijo...

Hoy he hecho un meme tuyo y otro de Bubbles que tenía pendiente y aquí va otro, aunque en este no te puedo ayudar. No soy supersticiosa, pero nada nada. Lo único que no voy a repetir es un vestido que me puse en tres bodas, dos acabaron en divorcio y la tercera pareja no es un matrimonio modelo que se diga. Como no quiero que las estadísticas de divorcios se disparen por mi culpa ese vestido no verá nunca más una Iglesia o Ayuntamiento.

Seguidores