Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

jueves, 11 de diciembre de 2008

Elogios y apoyo

Pues sí, era el título de la segunda charla de la escuela de padres. A ésta no pude ir yo por cuestiones de logística familiar, ya sabéis... pero envié al papá, que después me informó convenientemente de todo lo hablado.

Bueno, el tema es el de siempre, es cierto que solemos fijarnos más en lo negativo y, sobre todo, lo comunicamos más. ¿No os pasa? cuando los críos hacen algo mal enseguida les reñimos pero cuando hacen algo bien no siempre se nos ocurre elogiarlos. Y está claro que no vas a estar todo el día haciéndoles la ola, sobre todo con cosas que tienen ya muy aprendidas y asumidas, pero todos necesitamos esa palmadita en la espalda de vez en cuando, y muy especialmente, cuando hemos logrado algo nuevo, que hasta el momento se nos resistía.

Pero si para todos es importante, para un niño pequeño lo es mucho más porque está formando su personalidad y necesita ese apoyo extra para garantizarse un equilibrio, una autoestima elevada, una confianza en sí mismo... no quiere decir por supuesto que no haya que reñirles cuando hacen algo mal, pero tanto en el elogio como en la riña me parece importante saber centrarse en el hecho concreto que se está valorando. Habría que evitar las generalidades tipo "eres malo". No, una cosa es decirle a un niño que está mal tirar todos los papeles al suelo, y otra muy distinta estar repitiéndole constantemente que es un trasto, que es un niño malo, que no hace nada bien... eso machaca a cualquiera (imaginaros que os están tratando así en el trabajo día tras día y extrapolar la sensación a las de un niño pequeño, tan dependiente todavía de sus padres, tan pendiente de su cariño, y con la personalidad en plena formación) Con los elogios igual. ¿A qué a vosotros tampoco os sirve de nada que os digan vaguedades? el elogio sirve cuando tenemos claro a qué se refiere y por qué, qué es eso que hemos hecho tan bien. Es como esas personas que hagas lo que hagas y te salga como te salga... la comida por poner un ejemplo, se relamen y te repiten varias veces lo buenísimo que está todo. Pues bien, pues vale... y a lo mejor lo piensan de verdad, pero no te sirve. Mi padre por ejemplo es todo lo contrario. Siempre, siempre, siempre te saca faltas. Así que el día en que simplemente dice "está bueno" ya sabes que te ha salido de tres estrellas michelín. Ese elogio sí que es bueno. Claro, tampoco hay que irse al otro extremo...

Bueno, que me enredo, como siempre... que no os olvidéis de elogiar a quienes tenéis alrededor (no solo a los niños, que los mayores también necesitamos mimitos de vez en cuando) pero hacerlo apropiadamente, no por hacer, que entonces se nota mucho y ya no vale.

13 comentarios:

sara dijo...

Pues si, para nuestros hijos es muy importante el que reconozcamos sus méritos.
No hay nada que haga resplandecer más de orgullo sus caras, que cuando les dicen que han hecho algo bien.
Mi hijo de cuatro años está aprendiendo a escribir las letras del abecedario, y hay algunas como la S que le cuestan especialmente, al principio le salía algo que ni por asomo era una S, y se enfadaba y tiraba el lápiz, y decía que no quería aprender a escribir las letras que era un royo..., pero nosotros empezamos a hacérselas con puntitos, y a animarlo, y a reconocer las letras que mejor hace, a darle puntos a la letras según lo bien que estaban hechas, y gracias a esos ánimos, poco a poco se ha ido soltando y ahora hasta la S le medianamente bien.
Nosotros si tenemos que reñirle por algo lo hacemos, pero si tenemos que reconocerle un mérito, no dudamos en hacerlo, porque creo que es muy positivo para él. Además cuando les felicitas porque han hecho algo bien, se esfuerzan más en seguir haciéndolo bien, e incluso en cada vez intentar hacerlo mejor.
Y esto también se nos puede aplicar a los mayores, a todos nos gusta que cuando hacemos algo bien o algo bueno, se nos agradezca y reconozca los méritos, y eso es algo que sobre todo olvidamos hacer con nuestros "maromos", a los que siempre recriminamos lo que hacen mal, pero nunca les decimos lo bien que se han portado en ocasiones, por eso uno de los propósitos míos para este año 2008 fue ese, agradecer y alabar más a mi pareja, para que se sintiese siempre valorado y apreciado, y chicas funciona, ellos se sienten mejor consigo mismos, y además se motivan para continuar mejorando. Por ejemplo mi maridín ahora siempre echa gasolina y lava mi coche, y todo porque una vez lo hizo y yo no paré de presumir de lo maravilloso que había sido, es un ejemplo tonto, pero con más cosas ha resultado muy pero que muy favorable ese pequeño esfuerzo de pararme a agradecer y valorar cada detalle que mi pareja tiene conmigo.
Besos y buen finde.

Miss Sybarite dijo...

Los niños, además, no son tontos.

Mi hijo (5 años "y casi y medio") nunca ha soportado los típicos elogios de niño pequeño. A él felicítale en serio, con formalidad, como se lo harías a un adulto. Si le alabas algo de manera ñoña te manda al cuerno.

Esta tarde he tenido reunión con la tutora de mi hija (9 años el próximo domingo) y ha sido estupendo porque compartimos criterios. La niña tiene un rendimiento espléndido pero es algo tranquila trabajando y, sobre todo, muy descuidada en la presentación de los trabajos. He captado la técnica de su profesora antes de que, al decirle yo lo buena idea que me parecía, ella me diera la razón en lo que había entendido: sus notas serán sobresalientes pero en los trabajos que se le corrigen no obtiene la máxima puntuación. Esto permite que la niña se fije en cada trabajo en que tiene que mejorar esos detalles de orden y limpieza pero no le hurta la satisfacción de su capacidad, que se va a ver reflejada en la nota del trimestre. Me ha parecido una forma muy interesante de equilibrar, animándola a corregir sus errores pero no castigándola por ellos, puesto que no reducen la calidad de sus conocimientos.

El Charolito dijo...

Tras estas intervenciones tan autorizadas, me voy a limitar a elogiar a Lamamma, que me parece una tía estupenda, y eso que hace poco que la conozco, y le digo públicamente que la aprecio muchísimo porque se hace querer.
Palabra de verificación: "triti" Tirititrán, tran, tran

Elena-Zaragoza dijo...

YO que de psicologa tengo más bien poco... y no he ido nunca a escuela de padres... no sé porqué... llevo ya un tiempo que he prohibido a todo el mundo decirle a Sara "no te entiendo". Sara lleva retraso en el habla, está ya confirmado. Además la profe nos dijo que la ve timida, lo que es todavía más complicado de cara a que se suelte con sus compis.
El caso es que un dia pensé... que si le digo "no te entiendo" y se lo digo a una niña tímida pero además con un gran amor propio... lo que voy a conseguir es que no intente volver a decírmelo. Asi que cuando no la entiendo, pues o le digo "ahhh ¿siiiii? no lo sabíaaaa" o le digo "pues me parece muy bien eso que dices" o le digo "enseñame eso que me cuentas"... a veces la respuesta no es acertada, y entonces es ella la que manifiesta mosqueo conmigo y yo entonces le digo: uy, perdona Sara, es que mamá está hoy un poco despistada... Con mi suegra, para no variar, ya he tenido varios roces por ello: le encanta decirle: no entiendo ni jota de lo que dices. Asi que hoy que ya me ha tocado las narices le he dicho: Sara, es que tu abuela está un poco loca... a mi tampoco me entiende cuando le digo las cosas... solo hay que ver que no me hace caso. Sara se me ha quedado mirando y se ha echado a reir a carcajadas. Igual cualquiera que no sepa lo que había detrás de ese comentario, o lo que hay detrás de la relación de mi suegra conmigo, o con la niña... podria haber pensado que soy una borde. Me da igual. Prefiero ser una borde a que quiten motivación a mi hija en algo que le está costando mucho.

Asi que veo que mi teoria no es mala. Seguiremos por ahi.

Elena-Z

Lamamma dijo...

jajajajaja, ¡muy bien hecho Elena! yo también observé eso en Sofía. Como sabes, también le costó bastante soltarse a hablar y cuando lo intentaba, como se diera cuenta de que no la entendías, se echaba mucho para atrás, así que también hacía algo parecido. Y sí, yo también recurro al "ay, perdona, es que estoy de un tontorrón hoy..." dicen que la mejor forma de corregir el habla de un niño es precisamente no corregirle, sino limitarse a repetir lo que te ha dicho pero con la pronunciación correcta para que la vaya pillando. Ejemplo típico en Sofía: "¡mira, un LOBO!", respuesta: "anda, sí, ¡un GLOBO!, ¡qué bonito!"

El Charolito: ¿pero qué pretende usted caballero? ¿ponerme colorá en mi propio blog? a ver si me voy a vengar en su terreno...

Sara: ¡qué buen propósito! no me vendría mal hacérmelo yo también, que soy más parca en cumplidos...

Miss Sybarite: me parece una buena técnica. Da gusto tener una profesora con quien compartes criterios, ¿verdad?

Miss Sybarite dijo...

Elena-Zaragoza, me parece una forma muy inteligente de estimular a tu hija, te permite matar dos pájaros de un tiro, la ayudas a hablar mejor y le alimentas la autoestima.

Lamamma, sí, da gusto tener a alguien con quien trabajar codo con codo. En general no me puedo quejar, elegí el colegio de mis hijos a conciencia, es en el que estudié yo, y lo hice porque estoy de acuerdo con su línea educativa. Con la tutora de este año, además, hay una relación excelente porque es amiga de la familia desde hace años, a raíz de su noviazgo con un primo mío (terminó pero mantenemos buenos lazos con ella y sus padres).

bubbles&creams dijo...

PUT A CHRISTMAS TREE IN YOUR BLOG!!!
VEN A VER!!!

laura dijo...

nosotros como ya comenté en otros post, estamos con la lucha del pañal !!y seguimos en ello!! el problema q tiene mi hija(q a finales d octubre hizo 3 años)es q tiene un miedo atroz e incomprensible al vater, pq aguantarse sabe hacerlo y es consciente d q se hace pis y caca pq lo pide, pero no quiere sentarse,creo q la causa es q en verano la forzamos mucho a sentarse y le pagábamos bronca si no lo hacía (todo por escuchar a personas q nos dijeron q la niña nos tomaba el pelo y q digamos le hacía falta más mano dura, para una vez q m escucho a los demás y no seguimos nuestro instinto d padres la cagamos d lleno!!cuanto m arrepiento)hace 3 semanas q se sienta 2 0 3 veces al día en el cole,por fiiiin!!!pero en casa aun no quiere,el sábado se sentó conmigo después d media hora d conversación en el baño , fue una verdadera alegría!!la felicitamos aunque tampoco d forma exagerada, pretendemos q lo vea como algo normal y no fuera d serie,hemos probado todo, lo d las chuches cada vez q se sienta al vater,intentar q sea algo natural, no forzarla...se admiten propuestas y consejos d nuevo!!andamos algo desesperados!!los pediatras nos dicen q una criatura debe controlar los esfíneteres a los 4 años y q no es nada preocupante pq en todo lo demás su evolución ha sido perfecta,pero claro hay mucha madre gilipollas suelta q la averguenza con lo d "¿auun llevas pañal?", m estoy volviendo una maleducada d cojones pq en este tema no aguanto ni mu y sólo con la mirada ya he aprendido a fulminarlas, ¿pero quien narices son estas estúpidas para avergonzar a mi hija, q bastante tiene la pobre pq ella ya se da cuenta solita??y encima normalmente son las q menos pueden hablar pq sus hijos son unos ineducados,pero claro como mean en el vater desde los 18 meses ya son einsteins!! bueno , lo dicho guapas, acepto toda clase d propuestas.En todo lo demás estamos muy contentos, es una niña alegre,buena,a veces coge unas peloteras q no veas , pero en lineas generales no nos podemos quejar,m enorgullece decir q nunca m hace quedar mal en casa d los demás, sabe q fuera d su casa está prohibido tocar nada sin permiso,y en eso es obediente,lo del diálogo procuro llevarlo a cabo, pero a los 3 avisos una ya pierde la paciencia y pasa a la acción y si tengo q castigarla lo hago, m he dado cuenta q no hay nada peor q amenazarla con algo y luego no cumplirlo, así q ahora si se porta mal en el parque la aviso 3 veces y si no a casa, y lo cumplo aunque m fastidie a mi tener q estar en casa a las 6,pero es la única forma q d no nos tome el pelo, ahora ya empieza a saber q si la amenazo con algo si no se porta bien, lo cumpliré(buenooo,confieso, alguna vez soy débil,siii) ,se q es importante felicitarla cuando hace algo bien y lo hago.Besetes a todas y perdón por el calentón matinal,pero es q el tema m puede!!

SARA dijo...

Laura, no te desanimes cada niño es un mundo, mi hijo Jesús no dejo el pañal hasta las 2 años y medio, la verdad es que la caca la pedía casi desde antes de cumplir los dos años, pero el pipí no había manera, así que en la guardería nos dijeron que no lo forzaramos y que esperáramos unos meses, y eso fue lo que hicimos. La caca la empezó a pedir antes de agosto, su cumpleaños, pero el pipí hubo que esperar hasta el febrero siguiente, y no pasó absolutamente nada.
Hoy por hoy, estamos luchando con soltar el pañal nocturno, que todavía no he podido quitarselo con seriedad y eso que Jesús tiene ya 4 años, pero tampoco quiero estresarlo con ese tema. Ahora estamos poniendo un hule en la cama y tratando de que no se haga pipí, pero... no pienso convertir eso en un problema, ni tampoco avergonzar a mi hijo en ningún sitio porque todavía no domine el pañal nocturno.
Animo, que poquito a poco la niña se soltará.

Miss Sybarite dijo...

Laura, te digo lo mismo que Sara.

Lía, que ayer cumplió 9 años, dejó el pañal durante el día el ídem que cumplió 2; a los tres días comprobé que se levantaba con él seco y se lo quité también de noche. Ningún problema.

Carlos, que tiene cinco ("y casi medio"), sigue con el pañal por la noche. De día también tardó más que su hermana en dejarlo y los escapes fueron habituales durante tiempo. Incluso ahora hay veces que, como esté entretenido o se distraiga, aparece con la mancha en el frente del pantalón (y para qué vamos a decir si le hacen cosquillas...). Por la noche, además, hay días que utiliza dos pañales porque es tal la cantidad de pis que hace que ni los Huggies para niños mayores le retienen, así que se levanta él mojado o me levanto yo, que ya estoy predispuesta y me despierto por la noche a controlar.

No me agobia. Sé que fácilmente tiene causas psicológicas (mi divorcio, a pesar de que la relación con su padre es cordial, le ven a diario, etc.) y, seguro, también fisiológicas (es muy probable que sea un niño con vejiga pequeña porque durante el día también va muchas veces al baño, y encima duerme muy, muy profundamente). Ya tiene edad como para que se le diagnostique una eneuresis pero estoy segura de que es cuestión de tiempo. A él de momento no le plantea problema, quizá porque las noches que hace fuera siempre son con la familia; en su maleta van sus pañales y punto. ¡Lo que siento es no descansar yo mejor pero bueno!

Ningún niño llega a casarse sin dientes ni haciéndose pis en la cama ni con dificultades en el habla. Al menos no normalmente ;)

Un besín.

El Divan Digital dijo...

Gran consejo este post.

Los elogios a un niño por supuesto aumentan la motivación...¿Y en un adulto?Un elogio en el trabajo a un compañero que vive en "la sombra", puede doblar su potencial en un momento dado. No somos conscientes del poder de un elogio hasta que lo recibimos en el momento que realmente lo necesitamos.

Saludos

BB dijo...

Buenos días:
Interesante el post de hoy. Cómo nos cuesta elogiar las cosas bien hechas, y que poco nos cuesta hacer incapié en lo mal hecho...pero con todo el mundo en general. En el trabajo sin ir más lejos, cotillear que fulanita/o la ha cagad...en algo, jaja, se nos da de vicio, pero elogiar que ha hecho un trabajo impecable....va, seguro es una pelota y se lo han dado hecho...jaja, no creeis???
Con respecto a mi enano, creo que peco de elogiarle cuando hace algo bien, pero en parte es pq él mismo se aplaude, y me hace tanta gracia, que yo le sigo. Pero bueno, tampoco pq coma bien o pq vaya al baño...no, pero si hace un dibujo chulo, o eso cree él, jaja, o recoje sus juguetes, o se pone solo las zapatillas, pues pobrecito, claro que le aplaudo. Ahora bien, igual que le aplaudo, le riño cuando las cosas no las hace bien, por supuesto. Aunque fijaros si son listos estos enanos, que cuando le riño y me ve enfadada, él llora como si se le acabase el mundo, pero al instante se calla, y me dice agarrándome: 'mami, ya no estás enfadada???? Ya me das....?', y sí lo reconozco, en ocasiones me puede, pero es que es tan meloso cuando sabe que puede conseguir algo...pero bueno, tampoco lo veo yo tan mal, tb tiene que aprender a pedir perdón, cosa que le cuesta para lo pequeño que es.

LAURA, consejos de pañal....como han dicho por ahí, cada niño es un mundo. Aunque yo solo te recomiendo, y es una recomendación personal, que cuando decidas quitarle el pañal, se lo quites de verdad. Que la niña no se confunda por el día sin él, y por la noche con él. Me lo aconsejó la pediatra, y por lo menos en mi caso, fue genial, ni una vez pis. Bueno, miento, esta noche se ha hecho, jaja, y es que dice que estaba conmigo ya en el baño....pobre, estaba soñando que se había levantado al baño...jaja. Pero por lo demás, ya lo he contado alguna vez, cuando se lo quité este verano, ni un pañal más. Pero vamos, es mi opinión desde mi experiencia. Se dice que un niño ha de estar preparado para quitar el pañal, no pq un mayor se lo impongamos....paciencia y poco a poco. Repito, es mi opinión. También te diré, que aunque mi niño lo quitó muy pronto, JAMÁS, JAMÁS, me oirás decirle a otro niño....'todavía con pañal...???', por lo que tu dices, ya que el niño es suficientemente inteligente como para darse cuenta, creo yo. En eso soy super-precavida, de verdad.
Lo dicho, paciencia, ánimo, y pq no, apláudela cuando se siente en en el baño y haga sus cositas, eso les encanta, sentirse alabados.
Besos.

Celia dijo...

Hola. Yo creo que es adecuado felicitar a los niños cuando hacen algo bien, igual que regañarles cuando no. En este tema pasa como en todo, los excesos son malos. Así que mejor encontrar un equilibrio entre halagos y regañinas.

Laura: tema pañal que me toca de cerca...Tengo una niña de 26 meses y en agosto le quitamos el pañal durante el día (por la noche lo lleva) y vamos así, así... Generalmente, no se le escapa ningún pipí (la caca la pide siempre),pero...no sé porqué cada 10 ó 12 días, hay un día en el que se hace encima varios pipís. Ella la teoría se la sabe bien y cada vez que se le escapa me repite: "El pipí al váter sí. Al orinal sí. En el suelo y en la ropa no"....pero se le escapa. Me han dicho que la regañe, etc....pero es que no sirve de nada, le sigue pasando. Así que me armo de paciencia cuando le toca el día de escapes y le repito una y otra vez que tiene que pedir el pipí. Creo que la solución es paciencia, poco a poco conseguirá controlarlo. Lo mismo digo para tu niño: paciencia. Es que con la edad que tienen y mientras el pediatra no diga lo contrario...no creo que haya más problema que los comentarios de algunos...a los que respondes muy bien, yo haría igual!!

Seguidores