Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

viernes, 31 de octubre de 2008

¿Halloween o día de difuntos?

Estaba ya preparando en mi mente este post cuando he leído el último de Mariluz. Ella se quejaba de la "invasión" de costumbres extranjeras en detrimento de las propias. Yo sin embargo no lo tengo tan claro. Para empezar, como he expresado en mi comentario, porque todo lo que sea conocer y fomentar costumbres nuevas me parece enriquecedor, creo que es lo mantiene viva a una cultura, lo que fomenta su evolución, su cambio, su desarrollo... no es que haya que cogerlo todo, lo de la comida rápida por ejemplo es una importación realmente asquerosa para un país con una de las mejores dietas tradicionales del mundo.

Sin embargo lo de Halloween no me parece mala idea. Para los críos es algo realmente divertido y para los adultos también puede serlo. Hoy mismo me comentaba una compañera que es ella quien maquilla y disfraza a toda la panda de amigos de su hijo y después se disfraza también ella (o al menos se maquilla de forma más o menos terrorífica) para recibir con un buen susto a quien llama a su puerta (aparte por supuesto de con un buen surtido de chuches)

Dejando aparte el aspecto puramente lúdico de la celebración (de la que os invito a leer su historia), lo cierto es que no me ha gustado nunca "sacralizar" la muerte. Supongo que tiene que ver con mi falta de fe en cualquier religión, es posible, pero para mí la muerte es simplemente el final de un proceso, el de la vida. No concibo un más allá ni entiendo la costumbre de ir al cementerio. Tampoco reservar un día en el año para acordarse de los muertos. Todos mis lectores sabéis que mi pérdida más reciente fue la de mi abuela (que fue una auténtica madre para mí), hace poco más de un año y no creo que haya pasado un sólo día sin que algo me la haya recordado. Tampoco ella entendió nunca lo de subir al cementerio. Decía, y qué razón tenía, que las cosas se demuestran en vida, no a una lápida.

Me ha gustado en el diario ADN de hoy la columna de Espido Freire. Os invito a leerla, a mí me ha hecho reflexionar y me ha inspirado este post. ¡No olvidéis luego compartir vuestras reflexiones!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Y digo lo mismo que he dicho en mi blog. Lo siento pero no puedo con estas cosas. Te aseguro que si seguimos así, pronto compraremos petardos para celebrar el 4 de Julio ,"porque es muy divertido echar petardos y bengalas".
Ahora mientras desayunaba, viendo las noticias, salían costumbres del dia de Todos los Santos y del "dia anterior" ahora conocido como Halloween, por España. (no lo digo yo eh? que lo ha dicho la presentadora, y yo por supuesto, encantada de la vida)
Ha salido un colegio de extremadura, los niños vestidos de pastores (alguno llevaba hasta un pellejo de oveja por encima) y contaban que iban a merendar al campo y a asar castañas. También ha salido un colegio gallego, que estaban vaciando calabazas. Un niño ha dicho que esto lo hacían los celtas, pero que ellos mataban a una persona y le metían la vela dentro de la cabeza (un poco gore no?).

También han comentado el origen de los dulces de esta fecha (huesos de santo, buñuelos, panallets...)Decían que en la Edad Media, cuando la gente caminaba kilómetros y kilómetros, y llegaban a un convento en busca de albergue, les daban un dulce para que se repusieran, a lo que los monjes añadían que por cada dulce que se comía se sacaba un alma del purgatorio.

Tú te imaginas que en EEUU, o Alemania, o Inglaterra(por poner ej) en semana Santa se pusieran a desfilar con capirotes y tambores porque les hace gracia? también podrían adoptar esta costumbre..o no?? quizás es que no es tan divertida, o que no mueve tanto dinero y marketing. Ayer dijeron en un informativo, que para disfrazarse y decorar las casas y negocios con artilugios de Halloween, no se ha notado en absoluto la crisis. Y te lo puedo asegurar, porque ayer en mi tienda, las marujas se pensaban si comprar una barra de pan de 65 o de 75 cts, pero no paraban en gastos para comprar chuches.
Me alegro de que sí que estemos de acuerdo en una cosas. Que no hay que tener un dia específico para acordarnos de los difuntos. Sólo mantenerlos en nuestra memoria.
Recuerdo cuando mi madre, en la noche anterior a Todos los Santos, ponía unas velitas en el pasillo para guiar a las almas.

Precioso el artículo de Espido Freire

julia dijo...

Muchas gracias por la recomendación deEspido Freire, yo la verdad es que nunca la había leído y me ha gustado mucho su columna, así que nuevo gracias por el descubrimiento.
Respecto a la fiesta de halloween, pienso que para los niños es una fiesta divertida...y bueno ¿por que no?
Respecto al día de los difuntos es un temta...estoy de acuerdo en que el cariño se demuestra mientras se vive...luego ¿para qué? Pero también he leído en artículos de psicología que para los vivos es un alivio para el alma tener un sitio donde sabes que ahí están tus seres queridos. Y creo que así es, por lo mens para mí.
Un besote grande.

Lamamma dijo...

Mariluz, creo que en realidad lo que más me gusta de Halloween es el tratamiento tan festivo de la muerte y lo que le rodea. Odio el día de difuntos tal como se ha entendido aquí desde hace demasiado tiempo. Sin embargo, me gustan esas antiguas tradiciones de las calabazas y las velas iluminando el camino y esas cosas. O sea, el origen de Halloween, vamos...

Pero por supuesto, para gustos, colores...

Julia; en general Espido Freire no me gusta demasiado, pero esta columna en concreto sí que me gustó, y me hizo pensar, que no es poco hoy en día.

Anónimo dijo...

Para colmo, Pyrene sacó el viernes del colegio una felicitación de Halloween. Se salva porque la hizo en la clase de inglés y en la primera página pone GHOST, con esas letritas/letrazas típicas de 4 años jajaja
Queda perdonada jajaja

Lucitris

Elena-Z dijo...

YO suscribo cada palabra de Lucitris. Celebrar por celebrar, porque es divertido, y porque sale en las películas me parece más que una manifestación cultural, una manifestación más de la cabeza hueca de más de uno.

Puestos a celebrar, me gustaría más celebrar el día de acción de gracias, que tiene un trasfondo más humano, positivo, más lleno de buenos sentimientos y de buenos propósitos. Parecido a nuestra noche buena, vaya.

Para disfrazarse, ya tenemos carnaval. Que cuando yo era pequeña tampoco se celebraba, y tampoco me gusta, pero al menos no es importado/copiado de la tele.

Elena-Z

SARA dijo...

A mi no me parece mal que se organicen fiestas de Halloween (espero haberlo escrito bien), creo que cada uno es libre de celebrar las fiestas y conmemorar las celebraciones que le parezcan oportunas.
Dicho lo anterior, lo que si me parece mal es que nos "impongan" celebrar Halloween. Así por ejemplo en algunos colegios hacen la referida fiesta, con lo cual ya te obligan a disfrazar a tu hijo, y sin quererlo a los niños les van imponiendo tales costumbres, de manera que las hacen propias y las asimilan como si fueran propias de nuestra tradición española, menospreciando y dando de lado a otras muchas costumbres españolas, tan o más interesantes que el llamado Halloween.
Saludos,

laura dijo...

a mi no m parece mal celebrar otras costumbres"divertidas" d otros pais, si eso no significa olvidar las nuestras,lo cual es bastante dificil pq a los crios ,claro está, les hace más gracia disfrazarse d bruja o d vampiro,q el sentido verdadero del dia d todos los santos q muchos aún no entienden y q es bastante más triste.Creo q todo es un montante y muchos hacen su agosto(y cada año va en alza), disfraces,chuches por un tubo, fiestas d halloween para los más jóvenes(y no tan jóvenes) en todas las discos y salas d fiesta,en los parques tipo port aventura,pero bueno , es lo q hay.Aquí en cataluña ya se empieza a estilar eso d ir a celebrar la noche d halloween en un restaurante con premios, noche d miedo, tios disfrazados y toda la parafernalia, y espero q eso no se imponga a nuestra tradición(q suele cumplir todavía la gran mayoría) , q es la d celebrar la castañada el 31 por la noche en familia y en casa comiendo coca d recapte, patatas y boniatos al horno, panellets y castañas, sería una lástima no saber mantenerlo,yo tengo claro q a mi hija es esa la costumbre q le voy a transmitir, lo d halloween sin quererlo ya le vendrá d fuera d casa.Saludos a todas.

angeles dijo...

Pues yo tambien me sumo al comentario de Mª Luz, estas americanadas que nos quieren imponer no me gustan nada, en España tenemos nuestras costumbres y no me parece mal conocer otras, pero de hay a tener que celebrar todo por puro marketing ya me parece exagerado, yo desde luego, desde que perdí a mi padre me acuerdo todos los días de él y sobre todo cuando mi niña hace algun logro importante, de lo que se esta perdiendo, pero tambien me gusta subir al cementerio y por supuesto a mi madre, que al parecer cuando sube encuentra un remanso de paz y tranquilidad y se queda mas tranquila de haber estado un poquito mas cerca de él y eso que sube cada 15 días o así.
Nuestros niños tendrán otras experiencias, pero no tenemos que dejar que se pierda lo nuestro. Por cierto, en los coles concertados no se celebra nada de Hallowen.

espontanea dijo...

Yo me vine a vivir al campo a los treinta y cinco años y, entre las muchas costumbres que cambiaron en mi vida, también aparecieron las visitas a los cementerios. Sigo sin saber dónde están enterrados mis abuelos, mis padres jamás han dado importancia a ese tipo de cosas, pero cada año voy a llevar flores frescas a la sepultura de mis suegros. Llevo a las niñas e intento explicarles qué es eso de la muerte. Me parece mucho más fácil hacerlo cumpliendo rituales tradicionales.

Superwoman dijo...

No celebró ni Halloween ni los difuntos, pero si tengo que quedarme con una de las dos fiestas me quedo con la de Los Difuntos, con su visita a los cementerios, su huesos de Santo, sus buñuelos y su Don Juan Tenorio. Las fiestas importadas les pasa como a la fabada de bote, pierden su esencia.

Seguidores