Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

sábado, 18 de octubre de 2008

Fight for kisses

No es nada nuevo que la llegada de un bebé a la familia altera enormemente la relación de pareja. El recién llegado absorbe tantísima atención que a veces nos olvidamos de nosotras mismas y por supuesto del padre de la criatura. Os invito a ver el vídeo del siguiente enlace y luego seguimos hablando, ¿vale? 



9 comentarios:

julia dijo...

Jeje, el anuncio está muy curradillo, es realmente gracioso, pero la realidad que hay detrás es para reflexionar.. Yo no soy mamá y creo que aún me queda mucho para llegar a esa situación pero ¿por que muchos hombres reaccionan así? ¿o somos las mujeres que cuando está el/la pequeñajo/a ignoramos al marido? ¿o falllan los dos? Supongo que depende del caso...Está claro que es el cambio mas importante en la vida del ser humano y algunas veces es díficil de asimilar.
Un beso.

Celia dijo...

El anuncio es divertidísimo... y se basa en algo real...
En mi caso, es cierto que a partir del nacimiento de mi hija, mi marido y yo tenemos menos intimidad y lo que es peor, menos tiempo para disfrutar como pareja. Pero, una vez asumes que la situación ha cambiado, también aprendes a vivir con más intensidad los momentos de intimidad.

Anónimo dijo...

es buenísimo!! muy divertido.Hablando ya d la realidad, la verdad es q conozco algún caso d papi q se ha portado como un auténtico inmadurotontodelculo cuando ha sido papá,yo todo lo q sea reclamar mimitos m parece fenomenal y hay q cuidar tb mucho la pareja,q duda cabe!!pero tener "celillos"d tu propio hijo m parece d una estupidez y falta d madurez total ¿q has pasado a segundo plano?pues naturalmente q si!!como yo!!ya no somos una pareja ,somos una familia, pero si ya son duros los primeros meses d un recien nacido tener q aguantar a otro bebé d treinta tacos diciéndote q no le haces caso y poniendo morros ya debe ser la repera!!¿pq a veces algunos tios son tan inmaduros?Lo peor d todo es q a veces alguna mami lo cuenta toda orgullosa lo pesado q se pone su marido con este tema y se siente halagada y todo, a mi m hubiera resultado francamente agobiante.saludos a todas.

Anónimo dijo...

Me encanta. A este tio le dá por afeitarse pero la verdad es que a muchos les dá por actividades menos "construcctivas". Me encanta.
Espero que el juego gane el bebe, je, je....
Un saludo a tod@s

laura dijo...

la primera "anónima " era yo, olvidé poner el nombre jeje

sara dijo...

Todo suena muy divertido cuando no le pasa a uno, pero es muy triste que en uno de los momentos en que más necesitas el apoyo de tu pareja, él se comporte como un inmaduro total, y te deje a ti con toda la responsabilidad de sacar adelante a un bebé.
Mi primer matrimonio precisamente fracasó a raíz del nacimiento de mi primer hijo, mi ex, que era quien más deseaba que tuvieramos un hijo, en cuanto el embarazo empezó a notarse, empezó a comportarse de una manera muy rara, le molestaba mucho que en todas las reuniones yo fuera el centro de atención, que como estás, que como llevas el embarazo, en fin chicas que os voy a contar lo normal en estos casos. Empezó a salir cada día más sin mí, le daba como verguenza que yo estuviera embarazada, y a mi, ni mirarme, con deciros que desde que quedé embarazada, ya no volvimos a mantener nunca más relaciones sexuales, en fin chicas, cuando nació el bebé, la sensación fue muy, muy triste, el se comportaba como si fuera un primo o un tío del bebé, pero no como el padre, incluso la matrona me preguntó en el parto si quien me acompañaba era mi hermano, no me quiero alargar en exceso que ya os lo he contado otras veces, pero cuando volvimos a casa, que horror, todo lo del bebé y el postparto le horrorizaba, cada vez estaba menos en casa, y a los cinco meses de nacer el bebé y tras un calvario de insabores, me dijo que no era feliz, que tener un hijo no era lo que él esperaba, preparó su maleta y se fue. Tiempo después me enteré que en la recta final de mi embarazo se había liado con una compañera suya de trabajo, que precisamente era muy amiga mía. De esto hace cuatro años, él ahora adora a su hijo, quien lo hubiera dicho, y siempre está intentando rascar tiempo y alargar sus derechos de visita, pero de custodia compartida nada, que le quitaría tiempo de salir y hacer otros planes. Yo con mi insistencia y mi tesón conseguí que no renunciara a sus derechos de visita a cambio de no pagar pensión de alimentos como él pretendía originariamente, y ahora él me lo agradece enormemente.
Que diferencia en mi segunda maternidad, hace ahora diez meses tuve mi segunda hija, con mi actual pareja, con quien empecé a salir a los siete meses de romperse mi matrimonio, y con quien en apenas tres meses ya convivía, se desvivía por mi y por mi hija, y todo ello sin despreocuparse y cuidando de mi primer hijo.
Saludos,

laura dijo...

sara, eres una tia genial , ya t lo dije en otra ocasión, las tías como tú son las q ponen con su buen comportamiento en su sitio a según q personas, y es bien cierto q el tiempo pone a cada uno en su lugar.besos guapa

Lamamma dijo...

Estoy de acuerdo con Laura, Sara. Has demostrado una gran nobleza. Ojalá hubiera más como tú.

sara dijo...

Bueno chicas, yo tampoco creo que haya hecho nada especial, me sacáis los colores, lo único que he pretendido en todo momento es que, con independencia de que mi relación matrimonial fracasase y que a mi como persona mi ex me haya desfraudado profundamente, mi hijo pueda mantener una relación con su padre, que al fin y al cabo es y será simpre su padre.

Creo que para los niños siempre es positivo contar con dos figuras paternas, y aunque mi actual pareja ejerce de hecho también como padre de mi hijo, yo quiero poder mirar a mi hijo el día de mañana a la cara y poder decirle con la verdad por delante que la relación que tenga con su padre, buena o mala, que hoy por hoy es excelente, es la que ellos dos han construido juntos.

Por eso a mi hijo siempre le digo cosas positivas de su padre, de su mujer, y cuando me hace preguntas, que ya las hace con 4 años, de por qué papá y mamá no son novios, o por qué no viven juntos, siempre le digo lo mismo, que a veces los mayores se dan cuenta que aunque se quieren mucho no son felices viviendo juntos, y que por eso viven separados para ser feliz cada uno por su lado, y de este modo poder hacer felices a sus hijos.
Saludos a todas

Seguidores