Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

domingo, 7 de septiembre de 2008

Guille y su guardería...

Llevo toda la semana intentando contaros esto pero entre unas cosas y otras me he plantado en domingo. Ha sido una semana ajetreada, y para rematarla, la termino con un aparatoso vendaje en el dedo pulgar de mi mano derecha (que me hace un daño considerable al escribir, pero más daño me hace no hacerlo así que tant pis que dicen mis amigos gabachos)

Pues sí, el lunes pasado llevamos por primera vez a Guille a la guardería. Es donde ya fue su hermana así que la conocía de sobra de acompañarla a ella, e incluso de la fiesta de fin de curso de este año, cuando aprovechó para recorrerse a su gusto todas las instalaciones y hasta conocer a la que iba a ser su profe este año. Pues como si no. Los primeros días de guardería me temo que no tienen arreglo. El primer día se debió pasar las tres horas llorando (el primer año lo llevamos solo un ratito por la mañana, como ya hicimos con Sofía) A lo largo de la semana algo hemos debido mejorar, pero el caso es que sigue entrando y saliendo llorando, aunque sabemos que una vez dentro al menos a ratos está jugando tranquilo. 

Y el caso es que es una guardería fantástica, nos encantó por muchas razones y nuestra confianza en ellos es total. Pero le encuentro una pega... casi todos los colegios (desconozco si es así en otras guarderías) hacen una adaptación los primeros días. Mañana empieza el cole Sofía y el primer día irá con su padre (afortunado él que puede escoger sus vacaciones y se ha podido guardar estas dos semanas para los primeros día de cole de sus retoños) Yo ando pendiente de intentar engatusar a mi jefe para que me deje escaparme mañana un ratito al cole para estar con ella al menos el primer día. 

A lo que iba... que el primer día están solo una hora y con los papás. El segundo día un ratito más, primero con los padres y luego un rato sin ellos, que se irán al ladito mismo a tomar un café, sabiendo que si algún niño llora se irá a buscar a su padre o madre para que le consuele. El tercer día ya se quedan solos de verdad pero también un rato sólo. No es hasta el cuarto día cuando empiezan ya de verdad el cole (aunque este mes solo por la mañana) 

Y ahora os cuento lo de la guardería. Llegas, te cogen al niño y se lo meten para dentro sin contemplaciones y de golpe las horas que hayas decidido llevarlo. Igualito, ¿no? Sé que a muchos padres lo de la adaptación les parece una chorrada, una pérdida de tiempo, un incordio porque es cierto, no es fácil poder hacerlo, no todos tienen la posibilidad de faltar al trabajo el tiempo necesario... pero yo estoy firmemente convencida de que para los niños es infinitamente mejor. Una transición suave, que les permite sentirse seguros en su nuevo entorno porque no les supone un cambio radical. Lo que no quita para que tarde o temprano se queden llorando... pero bueno, ya os contaré qué tal la adaptación de Sofía.

En fin, supongo que el tema os sonará a muchas, sea el del cole o el de la guardería... ¿cómo lo lleváis vosotr@s? contadme...

7 comentarios:

angeles dijo...

Sobre la adaptación, en mi guardería tampoco había, desde el primer día Nora hizo sus 6 horas de golpe y le costó un mes de lloros y ahora en este cole, peor todavía, el año pasado primer año, la dejé a las 8:30 de la mañana y vas a buscarla a las 5 de la tarde, los pobres salen que parece que han estado en la guerra. SEgun los profesores, no hace falta adaptación.... conozco casos de coles públicos de Zaragoza que estan 2 y 3 semanas de adaptación, ni tanto ni tan calvo. Yo opino como Lamama un par de días no hacen daño a nadie y a los niños les vienen muy bien, pero cada cole o guarde marca sus normas. Que Sofía empiece muy bien.

Anónimo dijo...

Parece que depende de la edad del niño. Cuanto más mayores, más difícil, y en ese caso sí veo conveniente una adaptación. Y en cualquier caso, la primera vez que van a la guarde, o al cole, lo veo bien. Pero en algunos sitios se pasan. En la guarde del pueblo, el año pasado hacían adaptación para todo el mundo. De modo que mi nena un 30 de agosto terminó en una guarde y el 1 de septiembre empezó allí (¿adaptación un mes?) Pues no, me negué, me cogí una semana libre, pq me parece prudente que por el cambio de sitio no vaya de golpe, pero las rutinas, el saber compartir, el esperar turno, el separarse de mí, ya lo tenía más que asumido.

Estos días lo estaba pensando. Antes los niños teníamos todo el verano de vacaciones, empezábamos de golpe, y no se acababa el mundo. Ahora pocos son los que de verdad tienen tantas vacaciones, casi todos van a escuela de verano, ¿y nos quieren eternizar la adaptación? Veo bien una semana 10 días, pero un mes, me parece vaguitis y cuentitis de los profes (si hay algún profe pido perdón, y le agradeceré me de su punto de vista, yo de momento lo veo así).

La experiencia de este año ha ido bien. En esta guarde por fin se ponen las pilas en algunas cosas, y me sorprendió que ya el primer día me dijeron si Lucía se quedaba ya a comer, yo esperaba lo de la horita. Dije "vale, en todo caso si hay problemas me llamais", pero todo fue bien. Lo único que llevó mal fue que su hermana no empezó los 2 primeros días pq estaba resfriadilla, luego Inés ya empezó el viernes. A Inés le fue bien (tiene 10 meses y medio). La verdad me sorprendí, no se quedó llorando, sólo lloró al final cuando los otros se iban pq yo llegué la última :(
Pero bueno, ahí estamos, tengo todo el mes, hasta el 1 de octubre que vuelvo al curro.

Misteriosa

Anónimo dijo...

Pyrene hizo una semana de adaptación. No sé, yo veo una tontería que tengan que ir el primer dia una hora, el 2º otra hora , el tercero una hora y media....además cada dia a horas diferentes, porque luego llega el lunes y se quedan toda la mañana mas el comedor.
Hoy han empezado el cole y Pyrene ya se ha echado a la cama llorando. No quería irse a dormir porque si se duerme, cuando se despierte tiene que volver al cole y a su "terror": LA FRUTA.
Mucho me temo que comenzamos como el año pasado, que para el Pilar agarró una "pseudo-depresión" que no veas, todo por la dichosa fruta que tiene que comerse de postre en el comedor. Suerte que su monitora es majísima y muy cariñosa, y tiene muchísima paciencia con este tema, que si no lo llevábamos claro...
Lucitris

espontanea dijo...

Pues yo también estoy que trino con el tema, pero al revés. Mi hija, de dos años y medio, empezó la guardería hace dos. Para ella es un lugar seguro y su seño, una más de la familia. Pero, por no se sabe qué ley, después de un mes de vacaciones, hay que hacer diez días de adaptación, con horarios extraños y costumbres raras. Diez días que mamá tiene que pedir vacaciones y cambio de turnos, le venga bien o mal a la empresa. Hoy se ha quedado la chiquilla llorando, por primera vez en su vida. Su hermana empezaba el cole a las ocho y ella ha estado con mamá de ocho a nueve en una cafetería y luego en el parque, solitas las dos, más bien. Claro, eso no estaba en su esquema mental de cómo se entra a la guardería. Todo porque hasta la semana que viene no abren la guardería a las ocho.
Por otro lado, para poder pedirme vacaciones estos días, durante el mes de agosto, han estado las niñas con una canguro y con ella sí hemos tenido más problemas. Y ahí no hay adaptación, primer día, siete horas y sin rechistar.
Como dice misteriosa, son modas. No sé si nuestra infancia fue mejor o peor que la de nuestros hijos. Pero nadie tuvo tantos miramientos con nosotros.

Anónimo dijo...

La adaptación es necesaria para los niños tan pequeños, bastante tienen los pobres con ir tan pequeños y separarse tan pronto de los padres.
Un saludo.

Ananda dijo...

Yo estoy a favor de la adaptación, ya que ahora los pobres tienen que ir a la guardería desde los 4 meses, muchos de ellos claro afortunadamente no todos, por lo menos que entren poco a poco.

Ya sé que es un esfuerzo para muchos padres y madres esta situación pero no hay otro remedio.

A ver si nuestro país se pone las pilas en este tema y no tenemos que sacrificar a nuestros niños desde tan pronta edad.

Nosotros no estuvimos en contacto con todos los virus del cole hasta los 3 años, incluso algunos hasta los 6 que empezaba el cole obligatorio pero ahora los pobres niños entran en contacto con todos los virus del mundo antes de saber hablar así que la adaptación, aunque es una jodienda para los padres, yo creo que es necesaria para la mayoría de ellos, aunque haya una pequeña parte de los niños que a lo mejor no la lleven bien.

Anónimo dijo...

En la guarde de mi niña tampoco hay ningun tipo de adaptación. Al igual que la tuya, la cogieron y la metieron para dentro sin más.
Tambien estuvo las dos horas que la deje llorando sin parar. Al menos me pude coger tres dias para ir dejandola poco a poco. De todos modos solo va cuatro horas, que no es tanto. Ahora parece que lo lleva un poco mejor, pero el primer dia cuando fuí a por ella estuvo hasta que se quedo dormida con el corazon encojido sin parar.... No veas lo que te entra por el cuerpo cuando la ves asi. En fin... que no nos queda otro remedio. Saludos.
Cynthia.

Seguidores