Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

domingo, 6 de julio de 2008

Otro bebé milagro

Esta tarde, pasando distraídamente canales en un ratito de relax (que ha durado medio suspiro) he ido a caer sobre una de esas historias, más o menos cotidianas, más o menos especiales, que cuentan en España directo; la de una bebita que había nacido con menos de medio kilo de peso y a la que habían conseguido sacar adelante. Todavía tenían en casa algún aparatejo médico pero el caso es que la niña ya estaba en su hogar y fuera de peligro.


Cada vez que veo un caso de estos me acuerdo de mi pobre abuela, que perdió a su primer hijo a los dos días de nacer porque había nacido prematura. ¡Con ocho meses de gestación! pero claro, eran otros tiempos... y lo duro que tiene que ser... siempre lo he pensado, pero después de dos embarazos y sus consiguientes partos, creo entenderlo mucho mejor. Ahora que he vivido la ilusión del embarazo, el feliz dolor y agotamiento del parto, la inigualable recompensa de apoyar a tu bebé en tu regazo. No quiero imaginar encontrarme con un bebé amoratado, dejar pasar las horas y ver que no mejora, saber que no puedes hacer por él nada más que lo que ya estás haciendo, darle todo tu amor y confiar en lo imposible, confiar en que se salve.


Nada que ver con lo de ahora, ¿verdad? hablando siempre de países del primer mundo, claro. Un equipo de médicos a tu disposición, incubadoras, medicación de todo tipo para acelerar el desarrollo de los pulmones o de lo que se necesite... de acuerdo, se tiene que pasar mal igual. Nadie te garantiza que tu bebé vaya a salir adelante, especialmente cuanto más pequeño haya nacido, está claro. Pero menuda diferencia...


Como siempre, todo tiene dos caras... ahora nos quejamos de partos excesivamente medicalizados, se ven movimientos que tienden a la vuelta al parto natural, en casa... se abusa de las cesáreas, de los partos programados. Pero ya hubiera querido mi abuela "sufrir" esos inconvenientes a cambio de la vida de su hijo... ya quisieran tantas y tantas mujeres todavía hoy en día poder quejarse de lo mismo, ¿no os parece?


Tampoco está mal de vez en cuando recordar la relatividad de nuestros problemas... a mí concretamente me viene de perlas ahora mismo. Cierto que al final cada uno vivimos en nuestro pequeño círculo y es lo que sucede en él lo que de verdad nos afecta. Las grandes desgracias del mundo nos pueden tocar más o menos la fibra sensible pero a la hora de la verdad lo que nos mueve es algo mucho más cercano..


Lo que me recuerda que durante este mes, por cuestiones laborales, no estoy muy segura de poder llevar un ritmo más o menos decente de escritura. Lo habéis visto esta semana, y me temo que lo volveréis a ver. Pido disculpas por ello. Procuraré no abandonaros ni abandonarme demasiado pero no puedo prometer nada.

6 comentarios:

BB dijo...

Hola a todas:
Supongo que es uno de los miedos que nos aterra cuando nos quedamos embarazadas...el que nuestro bebé nazca muy prematuro y tenga que estar tan pequeñito en manos de los médicos para salvar su vida. Cuando nació mi niño, habían nacido dos gemelas con 6 meses. Si ya de por sí con 6 meses son pequeños, imaginaros si son dos....y es que no se las veía en la incubadora. Recuerdo salir a pasear al pasillo y ver como se acercaba la madre a cogerlas un momento e intentar que su leche sirviera de algo. Eran caras, la de los padres, de incertidumbre, de no saber qué pasará...en fin, cuento lo que vi, pq por suerte no lo he vivido en mis carnes.
Respecto a los partos de hoy en día....ya quisieran muchos países sin medios poder contar con tantos medios. Incluso mi madre, que se pasó mi parto con dolores casi un día entero sin que nadie la hiciera ni caso, dice que hubiera matado por las epidurales de hoy. Y es que nos gusta quejarnos.
Siento lo que voy a decir, pq seguro alguna se me echa encima, pero no estoy a favor de la nueva práctica de parir en casa, solo con la ayuda de una matrona y listo....y si el niño viene con problemas????? y si se complica el parto, por muy bien que pudiera parecer al principio????? No sé, la medicina avanza y nosotros queremos volver a la edad media. Se es menos madre por usar epidural, como hice yo???? No lo creo.
Solo sé que queremos avanzar en muchas cosas, y cuando estamos avanzados, decidimos que es mejor retroceder. Pensamos alguna vez en los que no tienen tanta suerte???? Creo que no.
Besos a todas.

anagarcu dijo...

Completamente de acuerdo contigo BB, pero creo que lo que si que hay que lograr es que aprovechemos los avances médicos, pero sin interponernos a la naturaleza, quiero decir, que por supuesto que hay que parir en hospitales y con total control, pero si pudiéramos dejar que la naturaleza siguiera un poco su curso sería mucho mejor, siempre y cuando se pueda, por supuesto. Y si, Lamamma, está claro que cada vez que uno de estos niños sale adelante, es un milagro, pero un milagro que ha hecho falta que pasen los años y que mucho otros no siguieran adelante para conseguir que los de ahora si lo hagan. Un besote.

Anónimo dijo...

Hola:

Has escrito tantas cosas que seguro que se me olvida comentar alguna.

Yo tb vi un trocito de ese documento sobre el bebé milagro, y la verdad es que es increíble. La verdad es que de todas formas a veces pienso si siempre es lo más correcto, tratar de salvar a toda costa un bebé con muchas secuelas. No sé si este era el caso, pero no sé, hasta qué punto es acertado poner cuarenta mil medios para salvar a un bebé que, por ejemplo, será ciego y con retraso mental. Ya sé que puede parecer frívolo, pero no lo es, es una filosofada que tengo siempre; no digo ni que sea bueno ni que sea malo, sólo que me plantea dudas el sacar adelante bebes tan prematuros y pequeñitos.

Yo algo sí me toca de cerca. Mi marido fue prematuro (de 8 meses) y estuvo 40 días en incubadora. Ahora nadie lo diría. Y lo de mi suegro parece de película de Paco Martínez Soria. Resulta que nació como muerto. Y en esos tiempos era algo muy normal, no le hicieron caso y lo dejaron abandonadito. En eso al cabo de un rato alguien lo oyo gemir, y dijo "Uy, está vivo", y ahí está , tan fuerte que nos va a enterrar a todos, como suele decirse.

lamamma, bb, yo también al principio era muy muy escéptica con lo del regreso al parto natural. Pero mi primer parto no fue nada maravilloso. "Gracias" a la epidural mi parto no acabó en cesárea por los pelos, tuve una episiotomía que tardé 6 meses en recuperarme y me sacaron a la niña empujando con el codo; tenía que salir ya pq había sufrimiento fetal, si hasta yo estaba medio desmayada. Yo estaba agotada y en cuanto nos dejaron solos le dije a mi marido que la cogiera él, que yo no podía ni con mi alma. Mi 2º parto fue totalmente natural (casi nace en casa pq en 2 horas ocurrió todo), y ahora sí puedo decir que he disfrutado de parir. De verdad, prefiero parir en un hospital, pero sin intervenciones innecesarias; a veces, en lugar de salvar la vida de tu hijo, la ponen en peligro, como me pasó a mí.

misteriosa dijo...

El comentario anterior era de misteriosa. No sabía como funcionaba esto. Saludos

Elena-Z dijo...

Hace ahora... 16 años... cuatro de la mañana, suena el timbre de casa, mis padres y mi hermano duermen. Suena de nuevo. Salgo por el pasillo gritando: alguien llama a la puerta, miro por la mirilla, es el vecino de rellano, con su hija pequeña (3 años) en brazos. VUelve a llamar, y abro.
"Mi mujer está de parto, por favor, ¿puedes quedarte a Paula?"
Su mujer sale por la puerta. No sabía ni que estaba embarazada... pero si no tiene tripa...
"ELena, solo estoy de cinco meses... nos vamos corriendo"
Me pasan a su hija, y se van. NO he olvidado ni sus ojos ni su voz temblorosa, casi llorando.

La niña nació con 700 gr poco más que la de la historia. Estuvo meses y meses ingresada en el Infantil. Pero vivió. Vaya que si vivió. Como secuela, problemas de visión en un ojo, resultado, según me comentaron, de la incubadora. Lo que salva por un lado es malo para la vista por otro.
Y aún algún cerebrito sugirió a los padres que demandaran al Insalud por la pérdida de visión de su hija. "Pero si vive gracias a todos ellos...".

Cuando leo u oigo estas historias... me acuerdo de mis vecinos, y de todo lo que compartimos los meses despues. PUF

Y completamente de acuerdo con BB. Una cosa es no abusar de ciertas cosas, y otra pasarse en cuanto a "obedecer a la madre naturaleza". Todo tiene su medida y su equilibrio. El problema a veces es saberlo encontrar.

Elena-Z

SARA dijo...

Hola Lamamma, enhorabuena por tu blog nuevo, tus asiduas te seguiremos a donde vayas, yo intento leerte siempre, y cuando creo poder aportar algo, escribo.

Que bonito dar a luz de forma natural, sin epidural, con tu maridín al lado, pero que esto ocurra en un hospital, con una matrona experimentada al lado, con instrumental y maquinaria médica por si acaso. Pues si esto me ocurrió a mi en mi segundo parto, y yo se lo recomiendo a todos, el parto debe intentarse que sea de forma natural, pero siempre en un hospital y bajo supervisión sanitaria. Mi primer parto fue igual, aunque hubo de usarse forcep, porque había sufrimiento fetal, y gracias al ginecologo experimentado que hubo a mi lado, este decidió usarlos, porque la matrona le dijo que había sufrimiento fetal, y ya veis mi hijo no tiene mayor problema, a mi se me tuvo que reconstruir el periné pero salvo eso todo ha ido bien.

Mis dos hijos han sido prematuros, y los dos han salido para adelante, con control médico, y en el primer cado con un ingreso en el hospital durante diez días. Y doy gracias a Dios de que haya sido así, la de niños que morían por cualquier causa antes.

Por ciero no soy especialmente valiente, lo de no usar epidural en el segundo parto, fue porque no dio tiempo, todo fue tan rapido y con dos empujone tuve a mi preciosa niña en mis brazos. En el primero usé epidural y la recuperación fue peor, supongo que también porque en el primer parto me cogieron muchísimos puntos y en el segundo solo tres, fijaron que di a luz a las 4:45 horas y a las 7:00 ya me estaba duchando yo solita. En el primero estuve toda una noche para levantarme de la cama.

Besitos a todas.

Seguidores