Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

jueves, 10 de julio de 2008

fin de semana de... ¿relax?

ya os contaré... los planes son buenos, en principio. Los viernes de julio mi marido tiene jornada continua así que dejaremos todo preparado para que en cuanto salga de trabajar lo meta todo al coche, recoja a Guille en casa de mis padres, a Sofía en la guardería y a mí en mi trabajo y ¡ale, al pueblo!


Mis suegros llegarán el sábado así que, con un poco de suerte, igual conseguimos irnos los dos solitos a cenar mientras ellos se quedan con los peques... nooooooo, no caerá esa breva, algo se estropeará por algún sitio, seguro. El pueblo de mi marido es de esos sitios super tranquilos (unas 70 personas oficialmente censadas, aunque ya sabéis, en verano la población se multiplica exponencialmente) pero excepcionalmente bien situados (a tiro de piedra de Teruel y de Albarracín, en un entorno bellísimo)
Aprovecho para hacer un poco de promoción turística. Para quien no conozca la zona, imprescindible la visita a Albarracín, por supuesto sería imperdonable no visitar Teruel, ciudad pequeña pero con encanto mudéjar (si no habéis visto Dinópolis también es algo a plantearse seriamente). Pero no os quedéis ahí. La foto que os he puesto corresponde a la cascada del molino de San Pedro, una excursión agradable incluso con críos pequeños, muy interesante la visita al centro de interpretación de Dornaque, desde donde se puede continuar con un agradable paseo por el bosque. Muy cerca encontraréis toda una colección de pinturas rupestres... vaya, que tanto si os gusta patear caminos como ver piedras o divertiros en familia, es una zona altamente recomendable.
Y ahora que ya habré dejado contento a mi maridín promocionando su queridísima tierra (la de su madre más bien, porque él nació en Zaragoza, pero hay que ver lo que le tiran los orígenes...) sigo contándoos mis planes para el fin de semana. Suponiendo que hayamos conseguido nuestro propósito de pasar un par de días tranquilos (hasta nos planteamos una escapada a la playa el sábado, que se llega en un pis pas), llegará la hora de volvernos el domingo y, mimos de la abuela mediante, donde habremos ido cuatro volveremos sólo tres. Pues sí, por fin llegó el momento. Por primera vez, Sofía va a pasar al menos una semana fuera de casa sin papá y mamá... ya veremos cómo resulta la experiencia. ¿Alguien tiene algún consejo para no salir corriendo a por el coche en caso de que me llame llorando reclamando mi presencia? Ella en principio está tan contenta con la idea de quedarse con su abuela. No sé cuantísimas cosas piensa llevarse. Hasta ella misma repite ya eso de "no sé si va a caber todo en el coche..." la perspectiva de una semana mimada a tope por su yaya, con un buen montón de juguetes, incluída su bici, y sin su hermano para quitárselos, tirarlos por todos lados (con lo cuidadosa y ordenada que es ella), tirarle del pelo, intentar morderle un pie... sí, definitivamente Sofía está encantada con la idea. Y no sé si es muy consciente o no de que papá y mamá no vamos a estar pero ya me ha dicho que me llamará por teléfono todos los días...
Lo malo es que la abuela cuenta con quedársela dos semanas, y yo feliz... peeeeeeeeroooooo, resulta que al fin de semana siguiente yo no podré ir a verla. Mi marido sí que se irá con Guille pero yo tengo que quedarme aquí por cuestiones de trabajo. ¡Quince días sin ver a mi niña se me antojan muy largos! y no tengo muy claro cuál será su reacción al ver que va su padre pero no yo. Tampoco tengo nada claro que vaya a querer quedarse otra semana, más bien apuesto porque se la tendrá que bajar su padre con él pero bueno, eso ya se verá. Y ya os lo contaré...
¿Qué pensáis? ¿quién lo llevará peor?, ¿la mamá o la niña? ¿aguantará las dos semanas en el pueblo? se admiten apuestas...

6 comentarios:

Turuleta dijo...

Pues me apuesto lo que quieras a que es la mamá la que lo pasa peor ¡seguro! Sofía estará encantada de estar en el pueblo y si son dos semanas mejor...a mi me encantaba quedarme todo un mes con mis abuelos en la playa, pero bueno me pillo ya con 12 años, no es lo mismo desde luego.
Por cierto bloger@s, me he decidido y he hecho un blog, hablaré de estos temas y de otros muchos más, si estáis interesad@s aqui os dejo mi dirección y podéis visitarme http://turuletados.blogspot.com
Perdon lamamma por meter este espacio de publicidad, mi nombre anterior era esperanza.

anagarcu dijo...

Hola Lamamma, pues yo creo que es una experiencia positiva para todos, por lo menos a priori, para Sofía por lo que tu dices, atención 24 horas para ella sola y además en un entorno distinto y con muchas posibilidades, y para vosotros porque 15 días (o una semana si nos ponemos en lo "peor", jajajaj)no es demasiado tiempo, y podéis estar más relajados dedicando más atención a Guille. Yo sólo tengo a Adrián y se que no es lo mismo, pero el verano pasado pasó gran parte del tiempo en casa de los abuelos (la dichosa conciliación familiar/laboral)y aunque le echamos muchísimo de menos, para nosotros fue bien porque volvimos a hacer cosas en pareja que hacia tiempo que no hacíamos, ir al cine, tiempo para charlar o pasear... Yo creo que mucho tiempo no lo aguantaría, pero 15 días es bastante soportable y creo que viene bien para las dos partes, además hoy en día que estamos totalmente conectados con los móviles y demás...cuando yo era pequeña y me iba al pueblo con mis abuelos a pasar el verano, hablabamos con mis padres una vez en semana y ya, jajajajaja.

Estoy segura que todo os va a ir bien, y el reencuentro después de un tiempo sin verlos, es genial.

Un besote.

Anónimo dijo...

lamamma, siempre asusta la primera noche de los pequeños fuera de casa. Hace 2 semanas mi madre se llevó a Lucía (la mayor) de fin de semana, pq la pequeña tenía la varicela, y claro, teníamos que estar encerrados en casa todo el día. Se lo pasó pipa. Además coincidió que el viernes la llevó a la fiesta de guardería de una prima, y el sábado mi madre hacía cena festiva pq eran las fiestas de su pueblo. Los 2 días la niña acabó reventada y no tuvo problemas para dormirse. Y para nosotros fue fenomenal. Por 2 días, estar todos duchados a las 9... increíble. El viernes por la tarde se hacía un poco raro al principio pero luego tuvo su encanto, decir tranquilamente, "bueno, habrá que ir bañanado al bebé no?" Maravilloso y totalmente recomendable.

Por otra parte, me dejas los dientes largos con esa zona. Verás, una de las pocas opciones que se me hacen un poco apetecibles para viajar con niños (ya sé que hiciste un post, pero me lo perdí por lo de las varicelas) es ir a un agroturismo con zonas de monte, y si además hay un par de ruinas visitables, fabuloso. A ver si dentro de un par de añitos podemos ir.
misteriosa

SARA dijo...

Separarnos de nuestros hijos siempre es dificil, pensar que va a pasar unos días sin nosotras se nos hace cuesta arriba, pero siempre es positivo para las dos partes, y te lo dice una madre experimentada en separaciones, ya que desde que mi hijo mayor cumplió dos años, pasa fines de semana alternos con su padre. Al principio yo lo pasaba fatal, desde que se iba el sabado al mediódía hasta que volvía el domingo, a cada rato estaba pensando en él, que estará haciendo, con quien estará, estará bien, comerá bien, etc... pero con el tiempo me he ido acostumbrado, y ahora sé que estas pequeñas separaciones a veces hasta nos benefician porque a mi me permiten dedicar un poco más de atención a Lucía mi hija de siete meses, y antes dedicarsela a su padre, y hacer cosas de pareja que por las circunstancias de habernos conocido cuando yo ya tenía un hijo de una relación anterior, no habíamos podido hacer. Y el domingo por la noche cuando llega "mi enano" es una fiesta, abrazos, besos, cariños, besitos, y muchos mami te eche de menos. En fin que os voy a contar, uno tiene que acostumbrase a todo.
Al final ya verás como la echas más de menos tú a ella, que ella a ti. Yo apuesto porque la siguiente semana tu maridín la traiga a casa de nuevo, los niños no te echan de menos mientras no te ven, pero desde que vea al padre y al hermano se acordará de ti, querrá volver con vosotros.
Un saludo y buen fin de semana.

Anónimo dijo...

Hola soy Pili mi consejo "para no sali corriendo" es salir corriendo a buscarla en cuanto te lo pida, es lo que yo haría, lo de dejar a los niños con otras personas para que se acostumbren y sean mas independientes me parece tontería, a no ser que el niño lo pida y se sienta bién, pero si lo pide y se siente muy bien sin ti, ¿como te sentirias tu? .

zarco dijo...

Pues mi madre quiere llevarse a mi hijo unos días a la playa y, sinceramente, no sé que hacer. Sé que lo va a pasar fenomenal, mucho mejor que aqui con papá y mamá trabajando y con todo el calor, pero es que lo veo tan pequeñito (3 años) que me da un no se qué. Está claro que tú ecahrás de menos más a Sofía que ella a tí, pero coincido con Sara, en cuanto vea a tu marido querrá volverse con él.

Seguidores