Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

martes, 26 de octubre de 2010

El ratoncito Pérez

No, no, a Sofía todavía no le toca visita del famoso ratoncito, pero por conversaciones recientes con distintas amigas cuyas hijas sí han perdido ya su primer diente, he retomado una vieja idea. Hace ya tiempo que pensé en dedicarle un post a tan entrañable personajillo pero no sé muy bien por qué la idea quedó en el tintero. Aprovecho para protestar públicamente. En España no hay manera de encontrar el cuento original. Según leo por ahí, se publicó por última vez en 1947. Curiosamente, en Japón vienen reeditando su adaptación regularmente desde 1953. Sin comentarios...

Pero vamos con el ratoncito. Al parecer todo surge cuando al rey Alfonso XII se le cayó su primer diente y la reina regente, su madre, pidió a un personaje muy querido en la corte y con conocidas aficiones literarias que le escribiera un cuento con tal motivo. Se trataba del padre Coloma. Se trataba de la calle Arenal, 8. Se trataba de un personaje definitivamente inmortal.

No puedo resistirme a copiaros un fragmente del texto de otro blog (al que os remito para más información sobre la historia del ratoncito y del que también he tomado la siguiente imagen)

"La placa que el Ayuntamiento colocó el 5 de Enero de 2003, informando al respecto no era suficiente, al menos para mí. Quería saber más sobre el domicilio del “ratoncito Pérez”• Me introduje en el portal y, mirando a mi alrededor, nada llamó mi atención; hay tiendas, pareciendo sin serlo, un pasaje comercial. Fue al salir cuando me fije en unas bonitas columnas de hierro, alumbradas, por grandes globos de luz artísticamente decorados, y recordé, que en el libro de Enrique Sepúlveda, se describían las columnas del interior de la tienda en un dibujo. Saqué mi cámara para inmortalizar el hallazgo, y algo sorprendente me lleno de emoción ¡era Ratón Pérez !, ¡ estaba allí !, en una esquinita del pedestal de la columna izquierda , quieto, chulapón, pequeño y dorado, con sus gafas, su cartera y su sombrero, como Coloma lo describió. ¡Su estatura es real!, por este motivo no es fácil verlo, ¡ pero está ahí, en su tienda de toda la vida, en su domicilio de la calle Arenal, 8 !, y, me sentí tremendamente feliz. Cruz Pintor es la autora de esa pequeña escultura en bronce, que casi nadie conoce… Yo, que en mis sueños infantiles le había imaginado tantas veces de mil maneras, estaba ante él, ante “mi ratoncito Pérez”. Parecía que me decía algo… quizás “¿pero cómo me habías imaginado?” Me acerqué, besé mi dedo índice,… y se lo coloqué en su mejilla izquierda…¡ Qué más podía pedir ! Cualquiera puede verlo, él no se irá, seguirá quieto, inmóvil, para demostración de su existencia, de lo real del cuento. Si lo visitáis, será un maravilloso encuentro con ese ratoncito y con la tradición. Me prometí a mi misma escribir un poco de su historia, de su entorno, de su fama y de su casa, que gracias al cariño de los autores citados, podemos conocer un poco más."



Como os decía, en este país resulta prácticamente imposible encontrar el cuento original pero si alguno tenéis curiosidad, como yo misma, podéis leerlo (con un poco de paciencia) aquí. De todas formas, tengo la sana intención de ir transcribiéndolo poco a poco y hacerme mi propia edición casera (no es pirateo, juro que he intentado comprar el libro) pero bueno, ya sabéis en qué quedan a veces las sanas intenciones así que no prometo nada.

Sí os pondré un brevísimo resumen de la historia original que tomo prestada de aquí:

"Coloma lo presenta (al ratoncito Pérez) como un bonachón personaje que muestra al Rey Buby (apodo con que la Reina María Cristina llamaba a su hijo) las miserias de los pobres, antes de depositar un toisón de oro en su ilustre lecho.

El ratón vivía con su familia dentro de una gran caja de galletas, en el almacén de la entonces famosa confitería Prats, en el número ocho de la calle del Arenal, en el corazón de Madrid, a unos cien metros del Palacio Real. El pequeño roedor se escapaba frecuentemente de su domicilio y, a través de las cañerías de la ciudad, llegaba a las habitaciones del pequeño rey Bubi I (Alfonso XIII) y las de otros niños más pobres que habían perdido algún diente, despistando a los gatos, que siempre estaban al acecho"


Si la historia os intriga como me intrigó a mí, no os perdáis tampoco esta página del instituto Cervantes de la que saco la última de mis citas:

Quiso el Padre Coloma con este pequeño rey sembrar la idea de que todos los hombres somos hermanos: ricos y pobres, buenos y malos.

Y a todo esto... una de las conversaciones a las que me refería al principio giraba en torno a si el ratoncito Pérez deja un regalito sólo por el primer diente caído o por todos ellos... yo siempre he defendido que es sólo por el primero... ¿cuál es vuestra versión?



8 comentarios:

Tita dijo...

Me habían dicho que su casita estaba en la calle Arenal, pero lo de la estatua no lo sabía ¡es genial!

Respecto a los regalitos, en casa siempre nos dejaron uno por diente. Una moneda, chuches etc...

Calcula bien, porque el primero hace mucha ilusión, y a punto estuvimos de ponerla 10 euros y un muñequillo (litllest) de los que colecciona.

Luego recordamos que son 20 piezas...y mira, lo bajamos a 2 euros y el regalín

¿A cuanto está la cotización de dientes por ahí?

Besos

Lamamma dijo...

ni idea hija, yo en esto aún estoy un poco pez, pero precisamente hablábamos de que dos euros estaría bien.

Por cierto, he ampliado el texto, que le había dado a publicar antes de hora...

BB dijo...

El Ratincito Pérez....a mi tb me dejaba siempre regalitos debajo de la almohada. Recuerdo con especial cariño una muñeca barriguitas que me encantó. Sabéis????? No sé si buena o mala idea, pero cuano mi Guille tenía 2 años, y aún usaba 3 chupetes para dormir, se me ocurrió una mañana dejarle debajo de la almohada un regalito y llevarme los chupetes, junto con una cartita. Por la noche, Guille se quedó alucinado al ir a buscar sus chupes y a cambio encontrar un regalo que le encantó, y la nota decía....:
-'......, como ya vas siendo mayor, me llevo tus chupetes para que así tus dientes vivan muy felices hasta que se te empiecen a caer y te salgan unos nuevos, y vuelva a dejarte otro regalito.Besitos. D. Ratoncito Pérez....'.
Guille no volvió a pedirme los chupetes.
Ya véis, hice uso del Ratoncito para otra cosita...espero no haberme pasado, jaja.
Bs. BB

M Luz dijo...

jajajaja me mantengo en lo que os dije ayer "que a las niñas que se llaman Elena..." yo ya os conté que a mi el ratoncito me traía un regalo con cada diente, y tengo 41 años!! osea que no es moda nueva.
Me traía monedas o regalitos. Uno de ellos lo recuerdo, fue un tiovivo pequeñito relleno de caramelos, tipo a los juguetes que ahora vendo yo en la tienda. Y el que más recuerdo fue cuando se me cayó un diente en 2º de E.G.B. Se me cayó en el patio del colegio a la hora del recreo y lo perdí. Cuendo subí a clase no paraba de llorar y llorar hasta que la señorita harta ya me preguntó qué me pasaba. Mi respuesta:

"snif snif (hipo) ¡¡¡que he perdido un diente y el ratoncito Pérez no me va a traer nada esta noche!!! buahhhhhhhhh"
La señorita me dejó bajar al patio a buscarlo pero claro, eso era como buscar una aguja en un pajra. Cuando regresé a casa y se lo conté a mi madre llorando ella me aseguró que aún así seguro que el Ratoncito Pérez se había enterado y me dejaría algo. Yo no las tenía todas conmigo pero al dia siguiente SORPRESA!! nada menos que 20 duros!!! toda una fortuna!! (me solía dejar 50 pesetas)

angeles dijo...

jajajja Lammama que tus padres te han tenido engañada!!! a mí por cada diente unas monedas, El Ratoncito era fiel cada noche que yo dejaba mi diente en un pañuelito colocado debajo de mi almohada y aunque ya supieramos quien eran los Reyes o el Ratoncito no había problema, las monedas siempre llegaban!!!! mi hija esta pendiente de que se le caiga su primer diente y espera del RAtoncito Pérez UN REGALO MUY ESPECIAL!!!! haber que le trae jajjaja.

laura dijo...

El ratoncito Perez viene cada vez q cae un diente!!! de toda la vida vamos! este versión d q sólo viene por el primer diente es la primera vez q la oigo.A mi hija ya le cayó el primero cuando le quedaba un mes para cumplir los 5, y tiene otro q poquito le queda ya!como sea tan rápida con todo...bsitos.

Elena-Z dijo...

Pues yo me uno a la tradición de Lamamma... a mí sólo me traía dinero con el primero. Y si he decir la verdad, yo creo que es lo que hace más ilusión ¿no?

En fin, no sé. Veremos qué hago con Sara cuando le toque a ella.

misteriosa dijo...

En nuestra casa, dejaba una monedita con cada diente (creo que de 25 ptas). Así que yo pienso seguir así: Había pensado 1 euro por diente, ¿será poco o qué?

Seguidores