Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

jueves, 10 de diciembre de 2009

Espíritu navideño

O lo que sea... el caso es que este año me parece a mí que me falta. Habiendo niños en casa huelga decir que ya están puestos árbol y belén y escrita la carta a los reyes magos (yo también, que el otro día me quede colgadísima con un anillo que espero que me traigan porque he sido muy, muy buena este año), pero no siento que se acerquen las navidades. Y eso que ayer, volviendo de hacer unas compras con Sofía (me dio el arrebato de hacer natillas y no tenía canela en rama) estuvimos contando las luces de toda la calle.

Así que sí, calles iluminadas (sin tanta profusión como en Madrid ni tanta moderación como en San Sebastián), casa decorada, regalos solicitados, colegio avisando de las celebraciones correspondientes, familia hablando de las comidas y cenas navideñas, citas de temporada que empiezan a rellenar mi triste agenda social... y yo que no me doy por enterada, oye.


¿Hace falta algo especial para sentir el espíritu navideño? en mi caso, obviaremos si no os importa el tema del auténtico sentido de estas fechas porque a mí ya sabéis que la religión... vamos, que en ese sentido me daría igual estar celebrando el Iom Kipur. Pero sí que es verdad que, normalmente, el ambientillo navideño se me impregna por todo el cuerpo. No os diré que me siento más feliz, ni mejor persona ni nada de eso. Pero nadie puede negar que las ciudades están más bonitas en estas fechas y las casas más alegres. Tampoco es lo mismo entrar en una oficina para realizar cualquier trámite y encontrarla decorada o no. Quizás no me sienta mejor persona por estar en Navidad, ni me porte mejor con mis semejantes que el resto del año (yo trato de ser igual de buena o de mala todo el año) pero sí me siento distinta.

Este año, en lugar del espíritu navideño, me invade una infinita pereza. Me cuesta ponerme a pensar en qué hacer para comer el día de Año Nuevo (tradicionalmente celebrado en mi casa con las dos familias), no he comprado turrones ni adornos nuevos para el árbol... y me salvo por los pelos porque compré una planta de pascua pero debo confesar que originariamente era para unos amigos, aunque luego cambiamos el obsequio (salieron ganando) y me quedé la planta para mí.

Y el caso es que me gusta la Navidad... ¿y a vosotr@s? ¿qué os sugieren estas fechas?

9 comentarios:

M Luz dijo...

Me pasa lo mismo que a tí. Todavía no he digerido que dentro de dos semanas es Nochebuena y, a mi en particular, sabes por qué creo que es? Por el tiempo (meteorológico) que nos está haciendo.
Otros años, en estas fechas, ya llevaríamos una porrada de días con una niebla cerrada y con un frío que pela, y sin embargo a estas alturas, ya ves, a 15º ahora mismo.
A mi la Navidad, cada vez me cansa más. La única ilusión que me da es por los regalos a mis hijos. Ya llevo un par de semanas engañando a Pyrene con el pajarito Pinzón, que se entera de todo lo que hace, bueno y malo y se lo chiva a los Reyes Magos, y que con un poco de suerte, estos, se van a juntar con el Ratoncito Pérez.
El viernes pusimos el árbol...Diossssssss qué pereza...si no hubiese sido porque Pyrene comenzó a colgar los zarrios, lo hubiera dejado pelado solo con las luces, te lo juro jajajaja.
En fin, tendremos que ir haciendo sitio en el estómago para luego lamentarnos sobre la balanza...ufffff

P.D: sí, aunque parezca mentira la chica de los caramelos era universitaria, aunque en realidad parecía que estaba todavía en la edad del pavo hija mía

Ellyllon dijo...

Estas fechas me sugieren comilonas pantagruélicas, el summun del fingimiento familiar de "no-te-soporto-pero-aguantaré-la-cena-por-el-bien-del-espirítu-navideño" y mucha mucha mucha ilusión con ese decimico que el que más y el que menos, llevamos en el bolsillo.

Por lo demás, a mí también me gustan las calles iluminadas y el olor a castañas asadas.

Un besico
Elly

Celia dijo...

A mí estás fiestas no me gustan demasiado, mi padre murió en plena navidad...así que ya os imagináis el panorama.
Sin embargo, haremos un esfuerzo por mi hija. Tiene 3 años y está encantada con la Navidad, las luces de la calle, los Reyes etc.
Por ver su carita de ilusión he puesto el árbol y el belén. Y celebraremos todos los días de fiesta porque ella es la que nos da alegría en estas fechas.

Uma dijo...

Pues a ver!! Ni me gusta ni me deja de gustar, a mi me gusta la nochebuena desde que nos juntamos toda la familia por parte de madre (unos 14) y hay niños, antes cenando solo el nucleo familiar me parecía ridiculo poner un mantel y hacer una cena excesiva...
La nochevieja me parece menos falsa más cañera, me gusta más.
Con respecto a las luces, turrones, polvorones y engordes, no soy de tópicos, debo ser de las pocas que no engordan en navidad...
Los regalos...me encanta que me los hagan pero es un fastidio hacerlos...
De decoración tenemos un nacimiento basico (3 figuras) y un arbolito de navidad enano...y ya está, este año aun no he comprado la flor de pascua...asi que voy superretrasada....
En definitiva lo que más me gusta son las vacaciones jeje
besos

BET dijo...

Creo que soy la única que aún no he puesto ni el árbol ni el belén ... y es que me da mucha pereza ! a ver si este fin de semana con la ayuda de mis niñas lo ponemos ...

Las comilonas también me dan muchísima pereza ... el dia que mas me gusta es el de nochebuena, vienen mis padres y mis suegros a cenar y hacemos el caga-tió con las niñas, solo con ver las caras que ponen y lo bien que se lo pasan me basta ... los demás dias casi me sobran.

Besos !

Tita dijo...

Por mi niña sonrío y finjo, realmente me encanta verla disfrutarlas, las navidades con niños son mejor. Y por mi santo también, que las disfruta como un enano.

Pero finjo. En el fondo,fondo...no me gustan nada. Ahora echo muchísimo de menos a mi familia cuando vamos con la de mi santo y así. Un asco. Como a Uma, me gustan los regalos pero no soporto comprar a ciegas, así que desde hace un par de años, regalo sobre carta a los reyes, sin excepción, y lo mismo hago yo. Pido.

No soporto que se gasten en mi con toda la buena intención un pastote y no saber si comérmelo o colgarlo en e-bay.

Y como no regalar o impedir que te regalen es absolutamente imposible, pues nada, tipo niño, pidiendo a los reyes magos.

En confianza os digo, y ahora que no me oye mi gente....¡qué ganas tengo de que sea la mañana de reyes! sólo me quedaría con eso por mi niña

Besitos

Tita dijo...

Estoy reflexionando...jolín, es que realmente lo que me gusta es celebrar la navidad con MI FAMILIA, o sea, mi santo, mi niña y mi familia

¡Eso es!

laura dijo...

Yo, d momento, disfruto muchísimo d la navidad, tengo la inmensa suerte d poder disfrutarla con toda mi familia, d momento no m falta nadie importante,aunque evidentemente y sobre el papel es cuestión d tiempo, ley d vida, entonces ya no se si m apetecerán tanto estas fiestas, aunque por mi hija tendré q poner buena cara y sonreir, tal y como hacían mis padres conmigo y con mi hermana cuando ya faltaban los yayos.Así q d momento voy a disfrutarlas todo lo posible, mi padre se disfraza d chambelán y todo jaja.Lo q no entiendo muy bien es eso del espíritu navideño del q siempre se habla por estas fiestas,yo en esencia soy igual d buena(o mala)jaja todo el año,lo q si m apetece es estar más en familia, y hablar o felicitar a amigos con las q hace una eternidad q no hablo,y no por no tener ganas, si no pq parece q nunca encuentras tiempo,reencontrarte con amigos y familiares dejando d lado malentendidos o malos rollos(harto dificil a veces),supongo q el espíritu navideño debe ser eso.Bsitos a todas y q disfruteis mucho!!

Elena-Z dijo...

Cuando yo era jovencita un dia oi a mi madre decir que a ella sólo le gustaba de la Navidad el dia de Reyes, por la ilusión de los niños y los no tan niños. Que los otros días le parecían tristes porque ahora le faltaba mucha gente, y de niña su padre siempre estaba enfermo. A mí, en plena edad del pavo, me pareció que mi madre estaba un poco amargada y no sabía ver lo bonito de la navidad. Y conste: en mi casa, y con mis tios y primos, jamás hubo un problema por las reuniones familiares, por dónde celebrarlo, quién venia o no, o qué se cocinaba o no. Siempre habia buena disposición y buen rollito, buena cara, nada era un problema, todos ayudabamos... tanto a nivel de niños como de mayores.

Ahora... si mi madre me parecía una amargada... yo soy una hiperamargada. Porque si por mí fuera pasaría de estas fiestas. Yo tengo que aguantar TODOS los dias a mis suegros subidos a mi chepa, porque como ellos no tienen familia en Zaragoza, la imbecil de Elena en un ataque de espíritu navideño el primer año de casada les dijo: veniros... Y dejé de juntarme con mis tios, mis primos... y arrastré conmigo a mi madre y a mi hermano... Al casarse mi hermano hay dias que se junta con su familia política... si es en su casa, invitan a mi madre. Y yo también estoy invitada... pero claro... tengo la obligación de no dejar sola a mis suegros. Sacrificio, porque para mí lo es, y mucho, que varios años me han "pagado" con un "donde realmente me apetecería estar es econ la familia en el pueblo... ellos si que se montan una buena cena y una buena fiesta" eso por no mencionar el año pasado, que me amargaron el día de Navidad a base de bien.

Asi que ya veis qué espíritu navideño tengo yo...

Eso si, por mi hija, y ahora mismo ya sólo por ella... sonrio, pongo cara de gilipichis y decoro la casa, la mesa, hago una cena que te cagas y hasta canto villancicos. Veo como mi suegra y mi cuñada se lanzan piropos entre ellas y puyas al unísono contra mí... y sonrio, porque pienso que aunque me falta mi padre, tengo a mi madre, mi hermano, mi marido y mi hija, y soy afortunada por ello. Y ojala al año que viene pueda seguir teniéndolos a todos.

Eso si, la ilusión de los regalos a mi hija no me la quita nadie. Asi que creo que acabaré diciendo lo mismo que mi madre: que el día de reyes es el único bonito de toda la navidad.

Seguidores