Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

domingo, 29 de marzo de 2009

El síndrome Superwoman



Ya está, ya me ha dado... yo que siempre me había creído inmune a él... es más, recuerdo hasta haber escrito una entrada en los blogs de Terra sobre ello...

Y es que no aprendo... si es que no puedo hablar... dije que no quería hijos, y tengo dos. Dije que no pensaba casarme NUNCA, y me casé dos veces... así que supongo que ahora el síndrome me pillará por partida doble también, claro... que no aprendo...

¿Y por qué me habrá dado ahora a mí por querer abarcar más en todas las áreas de mi vida? dichoso equilibrio... cada vez está un poquito más arriba...

Y dichosos cambios de tiempo, que está claro que me sientan fatal. Por no hablar del cambio de hora... ¿y eso de que haya vuelto el invierno de golpe? bueno, esto casi me viene bien, lo de volver a abrigarse más y eso... ná, por el michelín este que tengo aquí instalado, que así me da un poquito más de tiempo de hacerlo bajar... sniff...

No os doy más la tabarra, que ando yo muy tontina ultimamente...

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo con el tiempo estaba escéptica este año. Veía en la tele mucha gente en la playa, pero yo aun espero un mes mas de lluvia, que siempre pasa lo mismo, en Semana Santa encerraditos en casa y las niñas a ponerse insoportables.

El cambio de hora hoy ha sido muy duro para mis niñas. Tenía que haberme tomado un par de días libres para hacérselo más escalonado, pero claro, con mis fantásticos reflejos, esta idea se me ocurre ayer por la noche, así que hoy a jorobarse.

Yo tb intento escapar de ese síndrome, pero es verdad que al final siempre acabo haciendo más cosas; digo "los domingos no hago nada, que hasta Dios descansó", luego llega el domingo, y bueno, una lavadora no cuesta nada, y la cocina, y doblar un poco de ropa, y ya que estamos esto, y lo otro, y algún domingo es estresante la verdad.

Misteriosa

laura dijo...

yo siempre tuve claro q tendría hijos,lo d casarme no tanto,pero lo d los hijos si,ahora empiezo,y digo"empiezo" a barajar la idea d tener el segundo,si m lo dieran recien nacidito firmaba ya,pero el embarazo m da mucho palo,las malas experiencias se pagan y es lo único q m ha frenado hasta ahora, bueno,eso y el trabajo y gasto q suponen jaja. Lo q no sabía yo es q t hubieras casado 2 veces, Y si ,con lo bien q estábamos con este solete cada día y ya se acerca la semana sta y se fastidia el invento, bueno ,como cada año,no debería extrañarnos.besitos varios

Superwoman dijo...

Elena ¡qué te voy a contar yo! Si ciberneticamente me llamo superwoman. Nada chica que una no aprende y si no levanta el pie del acelerador lo acaba pagando. Paradójicamente el Blog me ha ayudado a darme cuenta de que si no se llega no se llega... Aunque muchas veces no me acuerdo de lo que predico. Besos.

espontanea dijo...

Me ha gustado la etiqueta de “desvaríos”. Ya es el colmo, no sólo no llegamos a lo que nos proponemos, es que nos sentimos culpables por no llegar y por habérnoslo propuesto.

sara dijo...

Como me identificó contigo Elena, yo tampoco pensaba tener hijos, y tengo dos, no pensaba casarme y hasta me divorcié, ahora vivo en pareja, va más con mi estilo.. no sé si volveré a pasar por el altar, ya no digo que no, que luego... tengo que desdecirme.

Todas queremos ser superwoman, queremos llegar a todo, ser las perfectas mamás, esposas y mujeres de nuestro tiempo, y no siempre es posible, yo ya he renunciado a ser el ama de casa perfecta, a eso si que ni llego, ni quiero llegar.

Yo también estoy pasando una época un poco rara, con muchas inquietudes, y ganas de hacer muchas cosas, para las que luego no tengo tiempo, y eso me deprime y desmoraliza un poco, y aunque suelo ser una persona animosa, de las que intenta siempre poner buena cara al mal tiempo, últimamente me cuesta, y es que tener dos hijos de tan corta edad, es complicado, yo espero que sea una fase, y que cuando los niños crezcan un poquito, todo sea más llevadero. Echo de menos tener tiempo para mi misma, y para mi pareja... En fin, tampoco me gusta quejarme, porque a veces parece que nunca estamos contentos con nada, será este el síndrome de nuestro tiempo.
Besos para todas

Eria.. dijo...

Uys... ese síndrome no lo tengo yo... soy de lo mas sencillita, fijense. Besitos varios.

Anónimo dijo...

Uy! desaparezco unos días y me encuentro con este sindrome horroroso, reconozco que lo padezco a veces, pero luego se me pasa, porque tengo claro que no soy una superwoman ¿ eso es bueno o es malo ?

Desde luego eso del síndrome es tan normal como la preocupación del michelín o la arruga que tu te ves pero que es invisible para los demás, así que no te preocupes que seguro que te inventarás alguna solución ¿no?

Un beso.

Eva.

BB dijo...

Superwoman....que os voy a contar que no habéis ya contado, y si a eso le sumamos que ahora mismito me encuentro en plena mudanza de instalaciones en mi trabajo...pufff, imagináos como llego por las noches a casa, y es que parece que se guardan papeles desde la postguerra.
En fin, la mujer es así por naturaleza, una superwoman indestructible e irrepetible.
Besos. BB

El Charolito dijo...

Pues yo no tengo síndrome de superwoman... y mejor me está así ;)

Tita dijo...

Bueno Mamma, te contesto a este post, tan calcadito de muchos de los días de mi vida (michelín incluído) y además me enlazaré mi respuesta en mi blog ;) para cuando me de el yuyu superwomenero mañana mismo.

Esto es lo que yo me digo:

Para ser superwoman, hay que tener un superman al lado ¿Superman está agobiado por la lavadora sin tender? Pues superwoman tampoco

¡Quiero ser una mujer normaaaaaaaaal!

¿O no? que por lo visto las mujeres normales queremos ser superwoman todo el rato

¡Memas que somos, con el trabajo que da!

laura dijo...

tita hija mia ,cuanta razón tienes!!yo hace poquito q aprendí a pensar así,sólo m exijo el 100% en mi trabajo ,q para eso lo hago cobrando y mis clientes no tienen pq aguantar mis pifias,pero en casa no soy ni la esposa,ni la ama d casa, ni la madre perfecta,bueno la madre perfecta si lo soy a los ojos d mi hija,todas y todos lo somos,y eso es lo único importante.Lo d esposa y ama d casa perfecta hace tiempo asumí q ni lo soy ni lo quiero ser,o mejor dicho, si ¿pq no?tb lo soy,hago lo posible por tener la casa en condiciones y q haya un ambiente acogedor y bueno en mi casa,y creo q eso ya nos cataloga a cualquiera d perfectas esposas y amas d casa,aunque no lleguemos ni a la mitad d cosas q querríamos hacer,a mi lado tampoco tengo precisamente a un superman ,tal y como decía tita,tiene muchas limitaciones y defectos igual q yo, pero es trabajador,buen padre y pierde el culo pq su familia esté bien(a pesar d q en casa no curra mucho)pero todo lo anterior ya lo cataloga para mi d superman.Deberíamos aprender a valorar lo mucho q ya hacemos y no sentirnos culpables por no llegar a más.Besitos a todos

Seguidores