Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

domingo, 28 de marzo de 2010

Hay cosas que no se pagan con dinero

Siguiendo un poco con el tema de la entrada anterior, hace unos días mis hijos me deleitaron con uno de esos momentazos que te curan de todo. Aquel día no es que estuviera especialmente cansada pero a Sofía le dio por jugar a médicos así que me tumbó en la cama (perdón, camilla del hospital) y con su maletín de médico en mano me estuvo explorando aquí y allá, poniéndome una inyección, dándome unas pastillas... vamos, que estaba yo tan a gustito tirada larga en la cama dejándome mimar cuando encima me llega Guille diciéndome que me quería maquillar.

Abro un inciso de esos que suele abrir Cruela:

algunas mañanas, si se han portado bien y han ido ligeritos con el desayuno y la ropa y demás, les dejo que me maquillen ellos. Mi base de maquillaje es una de esas que lleva el cepillito incorporado para extenderla así que yo me doy las gotitas de base y les dejo a ellos que me la extiendan con el cepillo y les encanta. Evidentemente, luego me lo termino de extender yo que me dejan unos corros divinos...

Cierro inciso.




Así que ahí me veis a mí, cómodamente tumbada, con mi niña escuchándome el corazón con su estetoscopio de juguete y cambiándome las vendas de la herida del brazo mientras el peque me extendía una imaginaria base de maquillaje (a las 7 de la tarde y sin más plan que bañar y acostar a los niños me pareció tontería maquillarme de verdad)

Tampoco ha tenido desperdicio esta misma mañana, cuando después de estresarme un rato porque no me dejaban ni ir al baño tranquila, todo el rato pegados a mí, por fin he podido ducharme con calma y, después de vestirme, dejarme peinar por Sofía (que por cierto lo ha hecho muy bien, con lo difícil que es mi pelo y no me ha dado ni un tirón) Guille por supuesto se ha ocupado de la base de maquillaje y luego Sofía de pintarme los labios.

Otro momento genial: ayer mientras nuestros chicos dormían la siesta, Sofía y yo estuvimos escribiendo un cuento. Ella se inventaba la historia y yo la iba escribiendo y dejándole huecos para que hiciera los dibujos. Yo que había cogido un folio y lo había doblado por la mitad pensando "bah, una cara para la portada, y tres para la historia... sobra..." sí, sí... dos folios más necesitamos, y no hemos terminado... a esta niña no se le acaban las ideas. Entre cuevas en las que sólo pueden entrar las chicas buenas, princesas (ella y yo), ventanas mágicas, príncipes dormilones (papá y Guille, claro) y monstruos que acaban convertidos en caca (sí, como lo leéis) yo creo que tenemos para escribir un par de trilogías.

Y bueno, lo dejo ya que me estoy poniendo ya pesadita con mis niños y una cosa es que a mí se me caiga la baba y otra que os de la tabarra a vosotr@s... para la próxima entrada prometo buscar un tema mejor.

8 comentarios:

Ellyllon dijo...

Pues a mí me encantan los post en los que hablas de tus niños.
Es que son resalaos y muy listos.

Ains... tengo unas ganas de tener yo estas anécdotas...
Todo el mundo me dice que la disfrute ahora que el tiempo pasa rápido. Y debe ser, porque todas lo decís.
Pero a mí me está pasando de un lento la etaba de no dormir ni 4 horas seguidas... jajajajajaajaja

Un besazo, princesa de supercuento!
Elly

laura dijo...

De tabarra nada!! tu blog lo deja bien claro "mama a bordo" ¿hay algo major q hablar d nuestros hijos? sus problemas,los nuestros como madres,sus logros,lo rápido q crecen...además en tu blog no sólo hablas d ellos,tb hablas d nosotras dejando a un lado la faceta d mamás,q tb está muy bien, d libros,d trabajo,d maridines...en fin d todo lo q nos afecta.Muy "profesionales" tus hijos jaja !q monos!Besitos

Mery dijo...

Que majetes tus niños, la verdad es que cuando no hay ninguna prisa se pueden pasar las horas tranquilamente jugando con cualquier historia, me encanta cuando se entretienen con "cosas de mayores" como maquillar, peinar, en fin aprovecha esos momentos

Turuleta dijo...

OOHHHHHHHHH qué bonito...escuchándo éstas cosas la verdad que me apetece muuucho ser ya mamá. jejej luego lo que pasa que lees la mala experiencia de Ellyllon y jo...acojona un poco con perdón de la expresión ejeje aunque se que luego compensa..
De todas maneras qué bonito..tú cuenta todas las cosas y no te preocupes de si nos das la tabarra o no!! si nos encanta!!

BB dijo...

Genial Lamamma. A mi me interesa todo lo que cuentas, así que.....a seguir. Bs. BB

Elena-Z dijo...

Truco de la abuela de mi hija, osea, mi madre: cuando la niña quiere maquillar y no hay maquillaje a mano, o no es plan de andar gastando maquillaje a lo tonto, no hay nada mejor que una buena crema Nivea de bote azul. Lo mismo sirve para maquillar la cara, que para poner suaves las manos, que para curar a la muñeca...

Aunque en cuestiones maquillaje, a mi me encanta cuando mi hija persigue a su padre con el esmalte de uñas rojo-pecado porque le quiere pintar las uñas. Y como él no se deja, le dice que cuando se duerma le va a pintar las de los pies...

espontanea dijo...

Noooooo, no queremos otro tema, no hay tema mejor.

Anónimo dijo...

Lamamma, es fantastico cuando nos cuentas cosas de tus hijos. Se "percibe" mejor lo que es tu día a día. Haces post muy bien hecho y muy bien documentados, pero parece que les falta "algo" de vida cotidiana que se recupera en estos post, dedicados sólamente a ellos. Por favor, no dejes de contarnos, yo voy 1 año por detrás tuya y así me voy haciendo a la idea.

saludos, misteriosa

Seguidores