Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

lunes, 2 de septiembre de 2013

He vuelto

Bueno, bueno, este año, por circunstancias, he tenido súper vacaciones escolares (o sea, que me fui al paro a final de mayo y he tenido junio, julio y agosto para recargar pilas y muchas cosas más) Por suerte suertísima, ya a final de julio me confirmaron un nuevo trabajo para empezar a principios de septiembre (hoy mismo, de hecho) y con esa tranquilidad en el cuerpo he disfrutado de mis vacaciones y de las de mis hijos, que no siempre se puede..

No hemos hecho nada en especial. Una escapadita a los pirineos en tienda de campaña, que tenían muchas ganas los peques, alguna escapadita a la playa, y mucho pueblo, con sus ventajas y sus inconvenientes. Yo ya sabéis que soy más de ciudad que el Corte Inglés, así que muchos días en el pueblo me estresan. Sí, lo sé, lo suyo es que relaje, que desintoxique... sí, ya, pero a mí después de una semana me empieza a entrar el agobio. Y este año he estado más de una semana, mucho más...



Peeeeeeeerooo, tanto tiempo libre y tanta sobredosis de aire puro ha tenido sus efectos positivos también. He tenido tiempo para estudiar un poco de alemán, y de paso descubrir que sí, que lo tenía olvidado, pero no tanto como pensaba... es curioso el cerebro humano, cómo lo guarda todo por ahí, lo difícil es dar con la clave para recuperarlo pero está todo, todito, todo...  he tenido tiempo también de leer, por supuesto, y oh, sí, por fín he tenido tiempo de escribir a gusto (que los chicos sean mayores y campen a sus anchas por el pueblo ayuda, sin duda) Por fin he dejado casi finiquitada una novela que empecé a escribir la anterior vez que me quedé en paro (hará pues casi tres años) y que por causa de este último trabajo mío tenía totalmente abandonada, y también he aprovechado para escribir relatos varios, para mí, para amigos, para concursos...

Definitivamente, ha sido un verano estupendo y he vuelto con las pilas recargadísimas y más que lista para emprender mi nueva etapa laboral, que promete estar llena de retos y complicaciones, como a mí me gustan. Y por supuesto, para retomar este blog, que siempre vuelve a mi vida, como las cosas realmente importantes.

Pero basta ya de hablar de mí (¡qué ego tenemos los aspirantes a escritores!) Contadme, ¿qué tal vuestro veranito?

3 comentarios:

M Luz dijo...

mi verano casi igual que el tuyo. Digo casi porque aunque yo también lo he pasado en el pueblo no he tenido la suerte de poder disfrutar tantos días de vacaciones como tú.
Eso sí los he vivido intensamente, en buena compañia y con lo que de verdad me hacía falta: el descanso.
nos vemos!!!

angeles dijo...

Mi verano.. muy corto!!! cada día las vacaciones me saben a menos y es que poder estar relajados, sin agobios de horarios, coches y colegios es una bendición para mí. Las vacaciones por Asturias, mi patria querida como dice la canción y que cada día me enamora más, así que ya estoy deseando que lleguen las siguientes para volver.

Corriendo sin zapatillas dijo...

Que situaciones más paralelas la tuya y la mía!! Las dos nos quedamos en paro al comenzar el verano y en septiembre hemos regresado. Felicidades y mucha suerte en tu nueva andadura!!!

Seguidores