Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

sábado, 25 de septiembre de 2010

Llega el otoño

El otoño se acerca con muy poco ruido:
apagadas cigarras, unos grillos apenas,
defienden el reducto
de un verano obstinado en perpetuarse,
cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste.

Se diría que aquí no pasa nada,
pero un silencio súbito ilumina el prodigio:
ha pasado
un ángel
que se llamaba luz, o fuego, o vida.
Y lo perdimos para siempre.

Ángel González


Me gusta el otoño... sé que no es una estación con muy buena fama. A mucha gente le resulta triste o melancólica, pero a mí me gustan sus colores, las temperaturas más suaves después de los ardores del verano... me gusta la sensación de renovación que me da la caída de las hojas, desaparece lo viejo, empieza un periodo de calma, de reflexión que se alargará todo el invierno hasta que la primavera lo renueve todo.

Me gusta el otoño... y hoy por fin, he sentido pasar ese ángel del que habla el poeta, diga lo que diga el calendario, para ha empezado hoy el otoño. Como los árboles, yo también me preparo para renovarme, para dejar caer lo viejo y serenarme tras los calores y ajetreos del verano.

Me gusta el otoño... y me apetece disfrutarlo en todo su esplendor en uno de mis lugares favoritos: el parque nacional de Ordesa. Quizás un fin de semana de estos...



6 comentarios:

misteriosa dijo...

Me ha encantado tu actualización del blog con las hojas de otoño. A mí en parte me gusta porque me recuerda que me gustaba que empezara el cole, aunque también se me hace algo triste,sobre todo con este verano tan ñoño que hemos tenido este año.

saludos!

Tita dijo...

Reconozco la hermosura del otoño ¿hay alguna estación que en realidad no sea hermosa? pero me resulta tristón en sus días nublados por la añoranza del verano.

Vaya foto la de Ordesa ¡me muero por ir!

Abrazos

Uma dijo...

A mi tambien me gusta el otoño! y tb tengo ganas de ir a ordesa pero lo acabo dejando una y otra vez!! feliz otoño pues!! besos

Elena-Z dijo...

Los colores del otoño son preciosos. Esa gama de marrones que van desde el granate oscuro hasta el amarillo... me encantan. La naturaleza además hace una combinación perfecta, mires donde mires.

Sin embargo, a mí el otoño me resulta pelin triste... he perdido a varios seres queridos en otoño, y siempre me viene a la cabeza el comentario de alguna tía... "es la caída de la hoja".

M Luz dijo...

A mi también me parece muy triste el otoño. Significa que se avecina un invierno largo y tedioso. Que el día se acorta y empieza a hacer frío (lo odio).
Sí, hablando artísticamente, es precioso, con sus colores ocres y marrones, pero prefiero los colores alegres de la primavera...y eso que, paradójicamente, siempre en la primavera me entra una angustia en el estómago que no sé por qué me viene, pero no lo puedo evitar...

M Luz dijo...

Se me olvidaba!! pásate por mi blog...tienes un premio!!

Seguidores